domingo, 20 de febrero de 2011

Sociedad Terminal. (III-2) La estrategia perfecta y sus efectos

Javier Benegas

3.- La estrategia perfecta y sus efectos

Desde que el marketing político fue introducido en la vida social española con bastante éxito por parte de un partido político concreto, han ido sumándose canales y medios a la difusión de determinados modelos sociales. El secreto de este sistema de implantación de modelos, que emana desde una estrategia partidista determinada hasta penetrar e imponerse en múltiples canales de comunicación a priori no relacionados, es muy sencillo: consiste en reducir una ideología política a la categoría de producto de gran consumo, y, de ahí, elevarla al nivel de tendencia o moda, usando para ello todos los canales de comunicación disponibles.

Esa es la clave del éxito para su implantación cultural. Lo que empieza siendo una serie de consignas y mensajes desde una sede política determinada, puede derivar en tendencia social y moda si se realiza la correcta codificación de los mensajes y signos estéticos, si estos se difunden masivamente a través de los canales disponibles y si, todo ello, se hace en el orden correcto.

Al cabo de un tiempo, lo que inicialmente era una cuestión más o menos ideológica, se ha transformado en una estrategia basada en modelos sociales, los cuales son codificados mediante mensajes y signos fácilmente reproducibles y reconocibles y están perfectamente diseñados para ser impuestos a costa de los modelos sociales preexistentes. Para lograrlo, todo medio es poco y todo canal insuficiente. Hay que emplear hasta el último recurso. Primero, los medios de información afines ya existentes y los nuevos medios adjudicados mediante concesiones administrativas por el poder político, asumen como propios estos modelos, difundiéndolos mediante los personajes adecuados, con sus caracterizaciones, indumentaria, actitudes impostadas y cualquier otro recurso. Incluso, algunos periodistas de estos medios van a adoptar el look correspondiente cual uniforme de campaña, y con él desfilarán por entrevistas, programas televisivos y tertulias difundiendo los mensajes. En segundo lugar, la desbordante publicidad institucional sirve también como escenario perfecto para recrear los modelos sociales estratégicos y trasladarlos a la vida cotidiana de los ciudadanos hasta convertirlos en familiares. No importa que en tu entorno privado no te encuentres con demasiados modelos semejantes. Si están en la televisión de manera regular, se convertirán en modelos imitados y consecuentemente reales, es sólo cuestión de tiempo. En tercer lugar, entran en juego los diversos colectivos dependientes del poder político en cuestión, que, casi al unísono, van a adoptar uno tras otro como propios los rasgos diferenciadores del modelo o modelos al uso para ayudar a su difusión. Aunque no muy numerosos en afiliados, estos colectivos van a disfrutar del respaldo económico y mediático necesario en cualquier acto o evento para magnificar su dimensión social y su impacto en la opinión pública.

El llamado mundo de la cultura - la oficial, claro está -, previamente adulado y subvencionado por el poder político, además de sumarse con entusiasmo a esta orgía de mensajes y signos estéticos, va a proporcionar una basta cobertura “creativa” con la que añadir un bagaje a los modelos en promoción: películas y teleseries llenas de personajes que reproducen a la perfección dichos modelos, comedias con las que ridiculizar a los modelos sociales preexistentes, canciones y letras, mitologías y mitomanías diversas, y, como colofón, solemnes declaraciones mediáticas de los más aventajados creadores que confieren a todo el conjunto una dimensión fingidamente trascendente.

Con toda esta batería escénica, poco a poco el modelo social a promocionar se va volviendo muy familiar y reconocible para el público en general. Y, para volverlo aún más seductor, se le integran, además de los signos estéticos, valores genéricos y grandilocuentes como la ecología, la modernidad, la solidaridad y la igualdad. Aunque parezca increíble, detrás de estos valores no hay un discurso complejo. Es más que probable que no exista ningún discurso por suponer una carga demasiado pesada a la hora de propagar los nuevos modelos sociales cual virus. El secreto está ante todo en la facilidad con la que pueda replicarse y propagarse el modelo. Es de máxima importancia que cualquier persona sea capaz de imitarlo sin dificultad. Si al modelo se le confiere una personalidad intelectual perfectamente desarrollada, podría ralentizar e incluso hacer fracasar su implantación masiva. Se trata de propagar un producto con rapidez y eficacia, no de incentivar debates racionales. Para dotar al modelo de cierta enjundia, ya están previstos los profesionales adecuados, que interpretarán perfectamente – o al menos eso se espera de ellos - el papel de líderes-gurús en el momento oportuno.

A estas alturas es muy posible que todo este complejo proceso parezca inverosímil cuando no inviable. Pero lamento decir que este tipo de dudas sólo podrían tener alguna consistencia en una sociedad donde el poder político estuviera controlado y limitado de forma eficaz por las instituciones oportunas y la propia sociedad civil. Y, en el caso de España, ese control resulta casi inexistente. Muy al contrario, es el poder político quien tiene carta blanca para interferir en el sector privado y someter a la sociedad civil, y de hecho lo hace constantemente - además de por la vía legislativa - mediante los presupuestos, tráfico de influencias y suplantación de valores.

Recordemos, por ejemplo, la enorme importancia estratégica de los presupuestos destinados a la publicidad institucional, y la presión creciente que se ejerce con ella en los medios de información. Hagamos memoria de cómo grupos industriales al completo se ven en la tesitura de tener que estar en línea y participar activamente en la difusión de mensajes con una clara intencionalidad política. Y sumemos un sinfín de colectivos e instituciones privadas que subsisten casi exclusivamente gracias a las dotaciones presupuestarias de la Administración. Periodistas, empresarios, artistas y un gran número de profesionales de la sociedad civil, hacen su trabajo, realizan sus negocios y, en definitiva, subsisten bajo una creciente presión política que en muchos casos se ha vuelto dependencia. Los propios sindicatos, presentes en el tejido productivo, y omnipresentes en determinados gremios profesionales vitales en el mundo de la comunicación y el espectáculo, pueden seguir existiendo gracias al dinero público. Y, por si fuera poco, reciben adicionalmente más de 160 millones de euros en dotaciones extraordinarias para realizar labores de formación profesional en exclusiva. Es más, no pocas grandes empresas, cuyo negocio se basa en productos de gran consumo, tienen que asumir servidumbres, algunas de las cuales podrían estar también relacionadas con la réplica de determinados modelos en sus campañas de publicidad a la vista de sus realizaciones. De cualquier manera, y dadas las circunstancias, es seguro que siempre es mejor agradar a la administración y hacer algún guiño de cuando en cuando que exponerse a despertar los recelos de los políticos. Nunca se sabe qué leyes pueden ser votadas mañana en el Congreso, y si tendrán un impacto negativo en nuestra actividad económica y futuros proyectos.

Lo cierto es que la omnipresencia del poder político en la sociedad civil española, vía presupuestos y tráfico de influencias, hace perfectamente posible la instrumentalización de los canales necesarios para la propagación de determinados mensajes y modelos sociales, cuya misión es la de imponerse sobre los valores y modelos sociales preexistentes. Hoy es más que posible transformar una ideología en moda, convirtiendo el modelo a promocionar en aspiracional para que pueda ser extendido con rapidez y eficacia, y sumar para ello todos los canales y recursos disponibles generando una impresionante sinergia. Es a su vez perfectamente factible lograr un segundo objetivo: desplazar al resto de modelos, sobre los que no es posible establecer la conexión directa con el mensaje oportuno, hacia zonas grises, cuando no completamente oscuras, donde quedan fuera de juego y son asociados fácilmente a valores negativos. Todo ello, en conjunto, representa un fabuloso ejercicio de ingeniería social en estado puro que no sólo es posible sino que, de hecho, se consumó ya hace algún tiempo.

Capítulos anteriores:

• Sociedad terminal. (I) Mensajes aparentemente inocuos

_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

8 comentarios:

  1. Imanol Azpicueta20 feb. 2011 15:46:00

    Apreciado Javier. Estoy de acuerdo totalmente. Es difícil explicarlo mejor. Pero, por experiencia propia, se que es difícil que la gente lo entienda, y cuando menos te tachen de alarmista, cuando intentas que comprendan esta visión. Los arquetipos dirigidos desde sedes de partidos y amplificados por los medios hace mucho que están aquí y por desgracia han venido para quedarse.

    ResponderEliminar
  2. No ha existido nunca duda alguna acerca de que, en determinadas circunstancias, la emoción perturba el razonamiento. La evidencia es abundante y constituye el origen del sabio consejo con el que hemos sido criados: «¡Ten la cabeza fría, manten las emociones a raya!.
    No dejes que tus pasiones interfieran en tu decisión».

    ResponderEliminar
  3. ¿Os habéis dado cuenta que no hay un solo programa de Informe Semanal que no emita cada sábado, algo sobre la Guerra Civil, La Memoria Histórica ...?
    (Por supuesto siempre desde el punto de vista republicano).

    ResponderEliminar
  4. Pues si te das cuenta el rodillo propagandistico que están pasando estos días con el 23-F. Hasta una peli, para estemos agradecidos a los políticos de que nos salvaron. Es horrible la presión mediática.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Benegas -muy bueno su artículo- y Sres. Comentaristas, esto es el "progreso"!!!, el marketing"!!!, es decir, ... la capacidsad de manipulación social del individuo!!!! ¡Viva el hombre nuevo! Y así todo ...

    Y yo, ¡Ay, infelice!, me pregunto ¿Adónde se dirige la humanidad con todo este progreso y manipulación maquiavélicos?

    ¿Hay alguien que me lo pueda aclarar?

    Saludos. Miguel

    ResponderEliminar
  6. Toda la razon Señor Benegas.

    Lo que usted describe es lo que yo llamo la cultura y dictadura pijoprogre, la cual es publicitada desde los medios de comunicacion de"izquierdas" que hay en España, es decir, casi todos(La SECTA, cuatro, telecinco, TVE...)
    Izquierda caviar, los mismos chequistas de siempre pero con cinturon de HERMES...
    Una cosa si que es curiosa(de curioso realmente tiene poco) y es que esto es un fenomeno mundial que asola OCCIDENTE.

    "La derecha" liberal, aunque con menos furor, tambien se suma a este modelo socio-cultural relativista y ultramaterialista.


    Anonimo, yo solo te puedo explicar loq ue yo pienso, y lo que pienso es que la gente que realmente gobierna el mundo esta interesada en todo este modelo narcotizante, fomentar el aborto, la inmigracion masiva, el relativismo extremo, el materialismo, el ateismo extremo solo pretende despojar a los pueblos de occidente de toda su personalidad e identidad y para ello la izquierda progre y la derecha liberal(aunque menos) han actuado de trasmisores de dicho modelo.

    La intencion de todo , para mi, es clara, crear a una masa social naroctizada y envilecida por la nueva religios, "el progresismo" y el materialismo.

    ResponderEliminar
  7. TVE ,gobernando ZP ,se comprometio con la imparcialidad JAJAJAJAJA...

    No hay dia que la cadena del regimen(las hay publicas y privadas, esta es la que pagamos todos)
    No este haciendo demagogia constante sobre el franquismo, la derecha etc.
    Con el 23-F mas de lo mismo, ante el caos de pais que nos han dejado toda la tropa de mangantes e inconscientes politicos, solo hacen que autoadmirarse de lo buenos que fueron los politicos y el rey BRIBON.

    Pues no señores, si cogemos datos economicos y sociales, resulta que los ultimos 20 años de franquismo le daban mil vueltas a toda la democracia, que la democracia solo ha servido para que un numero innumerable de getas y corruptos vivan del pueblo y que nuestro poder adquisitivo ha bajado en proporcion, que los delincuentes de topo pelaje encuentran una legislacion suave que no desanima a delinquir y un largo etc, en definitiva, que ya no se mira un pimiento por el bien comun y la impunidad pasea pancha por cada rincon.

    A favor tengo que decir, que los españoles tienen lo que merecen.

    ResponderEliminar
  8. SE LO PASAN TODO POR EL FORRO DE SUS COJONES Y SUS CAJONES, MAS COMO ESTÁ LA CRISIS Y SE PONE EL PATIO MEDITERRANEO... AQUI TAMBIEN LLEGARÁ UN REVENTAZO PROPIO, O PROVOCADO.... TARDE O TEMPRANO.

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.