martes, 29 de noviembre de 2011

La primera medida económica es la reforma de la Justicia

Javier Benegas [en Vozpopuli.com]
El desempleo en España supera el 22%. Y, en el caso del paro juvenil, esa cifra se eleva al 40% e, incluso, en el caso de jóvenes de edades comprendidas entre los 16 y 18 años, el porcentaje supera por mucho el 60%. Esto no son datos estadísticos, son la constatación de una catástrofe. Pero – y aquí está la sorpresa – no estoy hablando de porcentajes de 2011, sino de los correspondientes a los años ’80 del pasado siglo. Han transcurrido tres décadas – 30 años, que se dice pronto – y la zozobra de hoy es proverbialmente idéntica a la de aquellos días, como si el tiempo no hubiera transcurrido desde entonces.

Lo que está poniendo de manifiesto esta simetría entre nuestro pasado y nuestro presente es una realidad desoladora: cada vez que el mundo desarrollado se ve sumido en una grave crisis, España, en lo que al ciudadano de a pie respecta, no retrocede unos pocos años sino que, por defecto, vuelve al principio, al punto de partida. Es como si el país entero estuviera atrapado dentro de una infernal máquina del tiempo que, una y otra vez, nos devuelve al pasado – es decir, al inmutable presente –, haciendo tabla rasa de cualquier mérito y sacrificio, con la diferencia de que cada vez estamos más exhaustos.

En este ciclo infernal, donde según parece no hacemos otra cosa que caminar en círculos, la urgencia económica se impone siempre a cualquier otra consideración. Y se abre paso, una y otra vez, un proceso de reformas fiado a lo puramente económico. Pero si la sociedad tuviera más memoria que la que tiene un pez, caería en la cuenta de que esto ya lo hemos vivido. Y que el duro camino que ahora nos toca recorrer se parece y mucho al ya recorrido hace 30 años. Aquí estamos de nuevo, en el mismo punto de partida, obligados a empezar desde cero.

Este cruel presente, de tener aspecto humano, se asemejaría mucho a aquel ángel vengador travestido de psicópata creado por los hermanos Coen. Un personaje que, implacable, acorralaba una a una a sus víctimas – a la sazón, seres inconsistentes y amorales – y, momentos antes de darles matarile, les formulaba la siguiente pregunta: “Si la norma que has seguido te ha llevado hasta aquí, ¿de qué te ha servido?”.

"lo que termina por engrandecer o destruir a una nación no son los ciclos económicos que evolucionan al margen de lo humano y lo divino, sino el buen funcionamiento de sus instituciones. Y, especialmente, de aquellas que tienen que ver con la Justicia"

En nuestro caso, la “norma” que seguimos en el pasado, y vamos a seguir también en el presente, se limita a sanear las cuentas y a tratar de reactivar la economía. Cualquier otra reforma estructural que vaya más allá de los estrictamente económico no tiene cabida. Dada la urgencia del momento, puede parecer lógico que lo económico prime por encima de todo y que ello nos obligue a dejar en segundo plano otras cuestiones muy relevantes. Pero es un error. El progreso y la prosperidad futura no sólo van a depender de reformar el mercado laboral, aumentar nuestra competitividad, sanear y reestructurar el sector financiero y reducir nuestra deuda pública y privada, sino que están íntimamente ligados al buen o mal funcionamiento de la sociedad en su conjunto. Porque, en última instancia, lo que termina por engrandecer o destruir a una nación no son los ciclos económicos que evolucionan al margen de lo humano y lo divino, sino el buen funcionamiento de sus instituciones. Y, especialmente, de aquellas que tienen que ver con la Justicia.

Si algo está poniendo de relieve la actual crisis, además de las ya conocidas ineficiencias de nuestro modelo político, económico y territorial, es la enorme corrupción que hemos desarrollado en estos últimos 30 años, cuyo coste, por si aún no nos hemos percatado, además de reputacional y moral es fundamentalmente económico. Si fuera posible hacer un cálculo de lo que la corrupción representa en pérdidas económicas, tarea esta que se me antoja colosal, seguramente el resultado sería superior a los 30.000 millones de euros que descuadran nuestro déficit público y, también, alcanzaría para cubrir una buena parte de los 400.000 millones de deuda pública y privada que nos vencen en 2012.

Para tener conciencia de la magnitud del problema, hay que entender que en España la corrupción no sólo procede de una selecta minoría que hace y deshace a su antojo y que se reparte los negocios y el dinero público. Se trata de una enfermedad muy extendida que ha alcanzado la categoría de plaga. Durante estos años, el país se ha desangrado en un torrente incontenible de “mordidas” cuyos montantes eran cada vez más disparatados. Y las prácticas corruptas han devenido en un ejercicio de puro y duro saqueo en el que están implicados políticos, lobbys empresariales, banqueros, concejales, sindicalistas, asociaciones a priori sin ánimo de lucro, instituciones públicas y privadas y colectivos y personajes de todo tipo y pelaje. En consecuencia, la corrupción es un problema colosal. Posiblemente, el problema económico más grave de todos.

Por todo ello, si de verdad queremos salvar a España del desastre económico, debemos tener muy presente que el problema de la inseguridad jurídica, la parálisis crónica de los tribunales, la injerencia constante del poder político en determinadas sentencias, las doctrinas a la carta y los escándalos procesales llevan aparejados un coste económico que es a todas luces insostenible. Desde esta perspectiva, la primera y más urgente reforma de todas cuantas atañen directamente a la economía debería ser la de la Justicia. Sin esta reforma fundamental, la prosperidad que logremos en el futuro con nuestro esfuerzo, lágrimas y sudor, nunca estará a salvo: emprenderemos un nuevo viaje circular que, de seguro, nos llevará de vuelta al principio. Y España será por siempre el país del paro y del riesgo de la quiebra económica. Un estado fallido atrapado en la máquina del tiempo.

[Twitter: @BenegasJ] 
_________________________________________________________

Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

16 comentarios:

  1. Cuando el "poder" es irracional, estos comentarios nos parecen racionales.

    Acabaremos pidiendo insconcientemente:

    ¡¡¡LA INDECENCIA AL PODER!!!

    ResponderEliminar
  2. Bien "Quién le pone el cascabel al gato?"
    ¿Cómo cambiar las leyes que chocan con los intereses privados de aquellos que tienen que cambiarlas?

    Agradezco una reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Los "políticos hacen las leyes, de tal manera, que el día que les tengan de ser de aplicación, por perversas que sean les beneficien.
    Hemos de suprimir el "aforamienyo", que no es otra cosa que la inmunidad total, ante cualquier perrería como las que está cometiendo este gobierno, desde pepiño " o gasolineiro·, hasta Griñán con los 700 millones de ERE en Andalucía, y estanto como estamos, todavía se van regalando subvenciones a otros paises.

    Una solución es la cárcel o el destierro a los responsables. y los que vengan, ya irían con cuidado.
    En cualquier caso, este desgraciado pais no tiene solución, es la Cueva de Alí Babá.

    ResponderEliminar
  4. Mientras el Poder Judicial dependa del jecutivo, como apéndice del mismo, no estaremos nunca en un estado de derecho, y, por lo tanto, cuanto se diga o haga no tienen ningún valor. Para muestra la legaklización de Bildu, gracias al Sr. Pascual Sala, y al Tribunal del Gobierno, es decir el constitucional. ¿ desde cuando el Fiscal general del Estado ha de ser nombrado por el Gobierno, que no es el Estado, El Jefe del Estado es el Rey y, por tanto, el nombramiento del Fiscal General del Estado, debería ser nombrado por el Rey, que en este cspo, ni es juez ni es parte.

    ResponderEliminar
  5. Por desgracia, tengo sobrada experiencia del modo que actua la justicia en la A.N. Debido a la aplicación con caracter retroactivo de la Ley de Costas y al ninguneo de la empresa pública Tragsatec que hace los deslindes "a medida " según conviene a la Demarcación de Costas, mi casa, comprada antes de 1988 inscrita en el Registro de la Propiedad me la han confiscado.Los técnicos que hicieron el deslinde sin rigor científico y
    con copyright en donde les ha parecido para justificar una decisión tomada de antemano, no supieron defenderse y la propia juez contestaba en vez de ellos para salir del bochornoso asunto que era clarísimo que no tenian ni idea del informe que con favoritismo habían hecho. Tengo en mi poder el CD de la Vista que lo demuestra. Desde entonces no creo en la justicia española, los jueces no pueden ser sectarios están para defender la verdad ante toda ideología política. ¿ Es lógico que el 98 por ciento de los casos los desestime la A.N a favor del Gobierno, en este caso el PSOE ? No hay derecho que tengamos que buscar la justicia fuera de este país que aún sabiendo que tenemos razón nos la deniega. Mientras no haya separación de poderes lamento decir que España no tendrá solución.

    ResponderEliminar
  6. Un error de la Fiscalia ayudó al sobrino de Chaves a evitar cumplir la condena
    De ser condenado al tercer grado. El sobrino de Chaves abusó de dos menores pero un error de la Fiscalía impidió que cumpliese la pena impuesta.
    Según informa El Mundo, a la decisión de Instituciones Penitenciarias de concederle el tercer grado antes de empezar a cumplir la pena también habría que sumar un error de la Fiscalía.

    La negligencia de la Fiscalía consistió en que ésta paralizó durante seis meses la causa que tramitó el Juzgado de Instrucción número 2 de Jerez de la Frontera. El fiscal tardó medio año en presentar ante el juez su escrito de conclusiones provisionales.
    Y es que Jaime Chaves Díaz podría haber sido condenado hasta a cinco años y medio de cárcel por un delito continuado de abuso sexual. Sin embargo, la juez se vio obligada a aplicar una circunstancia atenuante, la de dilaciones indebidas, justamente por la tardanza del fiscal en presentar su escrito de calificación.

    Por ello, la rebaja de la pena fue la única opción que le quedó a la juez después de admitir que se había producido un retraso injustificado en la instrucción.

    Por eso la justicia aun va con manguitos, no quieren informatizar nada, asi los legajos, se pierden, se roban, se esconden etc etc.. Purita mafia-

    ResponderEliminar
  7. EN ESTADOS UNIDOS ACABA UN JUEZ DE CONDENAR A UN MENOR CUBANO INMIGRANTE QUE MATÓ A UN COMPAÑERO DE CLASE POR PUÑALADA, A CUARENTA (40) AÑOS DE CARCEL. EN LA ESPAÑA DE ZP, AZNAR Y RAJOY, A LOS DOS AÑOS DE ESTAR EN RESIDENCIA DE MENORES DE TRES ESTRELLAS, SEGUIRIA HACIENDO LO QUE QUISIERA JODER, CON PAGA DEL ESTADO.

    esta es la diferencia entre una justicia real y una corrupcion moral partitocratica por progres de izquierdas y de derechas.

    ResponderEliminar
  8. Rosendo, de Barcelona30 nov. 2011 21:54:00

    Soy catalán, soy español, agradeceré que nadie lo ponga en duda. Tengo plena confianza en Rajoy, y en el equipo que va a formar. Cuando todo el mundo dice que esto va para años, yo digo que va para meses, ya veremos quien se equivoca. La suerte es que en Cataluña ha ganado también Convergencia, que es lo que se define como la derecha catalana, yo la defino como el sentido común de Cataluña, como para mi, Rajoy es el sentido común de España. Yo, curiosamente, he votado a Rajoy, y lo digo por que no tengo ninguna necesidad de mantener mi voto en secreto, por tanto, quiero que todo el mundo se anime, por lo menos esta mayoría que ha ganado, y que llámemos por encima de todo, al buen tiempo. Aun así, aprovecho estas líneas para comunicar que tanto me ha alegrado la victoria del PP, como la de Convergencia, los considero a los dos como dos grandes grupos de esperanza.

    ResponderEliminar
  9. Rosendo, de Barcelona30 nov. 2011 21:59:00

    Entiendo perfectamente tu mensaje, y estoy totalmente de acuerdo contigo. La justicia tiene que empezar a sacar a la luz todo lo que es injusto. Esas increibles fortunas y patrimonio que se han hecho esta colla de malnacidos, a costa del dinero público y dejando a un país como lo han dejado, no puede quedar impune, caiga quien caiga.

    ResponderEliminar
  10. En España no hay Justicia1 dic. 2011 9:40:00

    Los corruptos y sus familiares, están siempre a salvo de la Justicia. El duque roba millones y nada le pasa. Un pobre parado roba en un super mercado para comer y va a la cárcel. Un caradura está meses sin pagar un alquiler y nada le pasa. Un pobre padre de familia no paga la hipoteca y al mes siguiente está en la calle, con una deuda doble de la que tenía.Si a eso le llaman justicia....

    ResponderEliminar
  11. Si algún propietario piensa alquilar una vivienda, le recomiendo que lo piense no dos si no tres veces.
    Mi caso. Tengo una vivienda que por necesidades de pago de hipoteca, alquilé, por estar destinada a un hijo enfermo, la alquilé durante el periodo de internamiento de mi hijo. El inquilino un moroso profesional como hay miles, no puso pegas en la fianza y las mensualidad. Pero dejó de pagar alegando estar en paro. Como en esta Comunidad Autónoma te hacen poner una entidad de Arbitraje, solicité un Laudo, que me fue dado, con sentencia a mi favor condenando a irse al inquilino. El no hizo ni caso, pues sabía que sin requerimiento judicial es imposible echarle. Solicité que judicialmente le echasen, cumpliendo el Laudo, pero el juez consideró inválido el laudo, pues no protegía suficientemente los derechos del inquilino. Y tuve que seguir el procedimiento llamado “desahucio express”. Ya tengo fecha de juicio y lanzamiento del moros ¡!DOS MESES DESPUES DEL JUICIO!!. En todo este tiempo (unos 8 meses), por supuesto no he cobrado un céntimo y si he pagado hipoteca y más de mil euros de gastos de abogados. El inquilino se permite reírse de mi. Trabaja y me dice que está en paro y se burla diciendo que a él no le echa nadie de la cas y que estará años sin pagar. Esto es verídico, sucede en Madrid y creo quew le sucede a miles de pequeños propietarios angustiados y abandonados por una justicia hecha a medida del moroso profesional. Hace poco salió una nueva ley que han anunciado que en 15 días se echaba al moroso. No es cierto y es imposible con lo que tenemos. Yo desde aquí digo que se piense muy bien antes de alquilar y a la Administración que de garantías al propietario. Yo no alquilaré más cuando termine este Calvario. Arrendador

    ResponderEliminar
  12. LOS PROGRES SOCIATAS Y DEGENERADOS IZQUIERDOSOS AMORALES ESTÁN A FAVOR DE ESO, DE QUE ESE CARADURA TE ROBE LITERALMENTE LA VIVIENDA INDEFINIDAMENTE, ES SU MARXISMO DE MALNACIDOS VIVIENDO ELLOS COMO ELITE DEL SISTEMA, YA SEA COMO POLITICOS O COMO FUNCIONARIOS A SUELDAZO, O LIBERADOS DE PARTIDO O DE SINDICATO. ES UN CANCER QUE SE HA DEJADO CRECER AL NO PONER LEYES CLARAS Y TERMINANTES, Y HABER HUNDIDO LA JUSTICIA, COSA DE LA QUE AZNAR ES TAMBIEN COMPLICE PUES NO CAMBIÓ LA ESTRUCTURA Y EL SISTEMA ECONOMICO A UNO AUTENTICAMENTE LIBERAL Y DE GARANTIAS AL CONSUMIDOR Y AL PRODUCTOR-PROPIETARIO-EMPRENDEDOR. Pero la masa borrega votó a su inutil hijuelo RAJOY encastillado por el inutil Camps valenciano, con la bendición eclesial... dudo que haga ni la mitad de lo que debiera hacer, yugoslavizará al país?? y lo venderá a saldo a China?? MUY SEGURAMENTE, UN ZP DE DERECHAS.

    ResponderEliminar
  13. Si no tubieramos la memoria de un pez, nos dariamos cuenta de a quien sirve la justicia.
    Que paso con rumasa, se la quitaron a Ruiz Mateos y se la vendieron a los amigos, que paso con galerias preciados, se la vendieron a Cisneros por una peseta, luego este la vendio por 30.000.000, que paso con Forum filatelico y Afinsa, pues que le hacia la competencia a la gran banca y habia que quitarlos de en medio. todo eso lo hizo la justicia al servicio del gobierno.
    por lo tanto exijamos que haya una verdadera separacion de poderes, si la justicia no es justa todo lo demas falla.

    ResponderEliminar
  14. Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y en connivencia con un par de concejales se forraba sin cuento, cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado.
    >
    > Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre. es de los funcionarios. Los alcaldes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsable de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros sí. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Si. Siendo así que ellos? No. Por tanto, nosotros? Si.

    La culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a toca teja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo del Estado natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga joder, que suerte, funcionario.

    La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura! y que ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables son... tachan...los funcionarios.

    Soy funcionario. Y además bastante recalcitrante: tengo cinco títulos distintos. Ganados compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

    ResponderEliminar
  15. El artículo es brillante. Efectivamente, no se reforma la Justicia para que no juzgue a quien debe de juzgar. Tampoco se reformará la Ley Electoral mientras dependa de los 2 grandes partidos que roban escaños a otras fuerzas y se proclaman vencedores "con mayoría absoluta y con un mandato claro, como Dios manda generando confianza". Y lo mismo digo de ZP, (pero de eso ya os habéis encargado los demás), no vayáis a creer que cojeo tanto como los comentaristas anteriores.
    Funcionario, tienes más razón que un santo.

    ResponderEliminar
  16. Ya se agotó el tiempo para reformar nada....

    Habrá que empezar de cero. Recordando que si es necesario dinero para obtener justicia, ya no es tal.

    Y esperemos, con la que viene que puedan ser recordados esos principios ciertos...

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.