miércoles, 30 de mayo de 2012

El vicioso círculo de la intervención bancaria

Juan Manuel Blanco [en Vozpopuli.com]
En un momento en que se agolpan las noticias relativas a la banca española y los acontecimientos giran vertiginosamente, el logro de una visión panorámica requiere un alejamiento momentáneo del cotidiano alboroto. Bajemos por un momento de la acelerada noria y, aunque el corazón palpite con inusitada celeridad, respiremos profundamente, oteemos con serenidad el horizonte e intentemos adoptar una perspectiva de más largo plazo. Estos inmensos agujeros negros, que se agrandan a ojos vistas, constituyen el cráter formado por la explosión del enorme riesgo acumulado en el sistema bancario, especialmente en las cajas, durante la etapa de expansión y bonanza ¿Cómo pudieron las entidades financieras caer en semejante trampa para elefantes? ¿Se podría evitar en el futuro?

Muchas cajas sufrían un nefasto control por parte de partidos y sindicatos. En algunas, la pésima dirección había menoscabado el rigor financiero, utilizándolas como instrumentos para otorgar favores o financiar proyectos a mayor gloria, o más abultado bolsillo, de caciques, partidos o constructores locales. Durante años, se olvidó que la dirección de una banca eficiente requiere profesionales muy capaces, extraordinariamente formados y experimentados; no meros botarates con carnet de partido o sindicato. Es imprescindible que la conversión en bancos privados favorezca la despolitización, desgarre una buena parte de las redes de connivencia e impulse una sustancial mejora de la calidad de las cúpulas directivas.

Un sutil desplazamiento hacia el riesgo

Sin embargo, la mala gestión o la politización no explican todo el desaguisado. La banca tiende a asumir un riesgo superior al razonable, fenómeno que sirve como justificación para la regulación. Pero, paradójicamente, esta insana inclinación está causada, a su vez, por unas expectativas de garantía o intervención por parte de las autoridades, que animan un comportamiento más arriesgado de gestores, accionistas, depositantes y acreedores. Este fenómeno, que se conoce como “riesgo moral” o riesgo inducido, lleva a los sujetos a elegir opciones menos seguras una vez que algunas consecuencias del fallido puedan trasladarse a terceros.

Debido a que las inversiones más rentables son las más arriesgadas, la perspectiva de una posible quiebra suele poner adecuados límites a la codicia. En este equilibrio, los gestores y accionistas de los bancos acotarían el riesgo de sus activos mientras los prestamistas sopesan las condiciones de cada entidad, dificultando la financiación de las más aventuradas. Ahora bien, si las partes consideran que las autoridades evitarán en última instancia la quiebra del banco, los límites se difuminan, las cautelas disminuyen y las posiciones menos prudentes cobran renovado atractivo. Los gestores y accionistas desearán mayor rentabilidad, olvidando peligros que se antojan más lejanos, mientras los bonistas se tomarán menos molestias en dilucidar la salud del banco al que prestan.

Es racional acercarse al borde del abismo cuando se piensa que alguien puso una red en el fondo. Por su parte, la existencia de una garantía de depósitos evita pánicos bancarios y retiradas masivas de fondos pero, cuando su límite superior es demasiado elevado, inhibe el necesario control de grandes y medianos depositantes sobre la calidad de los bancos. Poco se discriminará entre entidades sólidas y problemáticas sabiendo que, en última instancia, el importe de todas las cuentas se encuentra asegurado. Estudios empíricos señalan que la generosidad de la garantía de depósitos incrementa el riesgo que, motu proprio, toman los bancos

Reforzar los controles del mercado sobre la banca

Desde este punto de vista, con el fin de reducir el riesgo moral en el futuro, hubiese sido conveniente dejar caer a algunas cajas, claramente quebradas pero no sistémicas, y proceder a la liquidación, garantizando los depósitos. Sin embargo, parece que esto fue precisamente lo que los gobernantes intentaron evitar, impulsando unas fusiones que formaban entidades cada vez más grandes, problemáticas y sistémicas, aparentemente protegidas contra la quiebra. El temor a que el proceso de liquidación pudiese airear las vergüenzas de algunas cajas pudo pesar más que la necesidad de lanzar una sana advertencia a los agentes involucrados.

Las intervenciones bancarias deben procurar que las pérdidas sean soportadas preferentemente por accionistas y acreedores, no por los contribuyentes. Si hubo fraude o engaño en la colocación de títulos, es algo que los tribunales deberán dilucidar. Y, en el futuro, cuando remita la tormenta, el límite máximo de garantía de depósitos debería fijarse en un nivel no demasiado elevado para fomentar la penalización, con un mayor interés por los depósitos a plazo, de aquellas entidades que opten por asumir más riesgos.

Es imprescindible que se inicie la investigación sobre la gestión de ciertas cajas para depurar presuntas responsabilidades civiles, o penales, de sus directivos y que proceda, al menos, la correspondiente sanción económica. Naturalmente, conociendo el parcial funcionamiento de las instituciones en España (con esa acusada proclividad a aplicar la “ley del embudo”) y la enorme implicación de políticos en las posibles irregularidades, los procesos sólo se impulsarán si existe suficiente presión ciudadana.

Alguien podría argumentar que todo lo anterior sobra si existe una apropiada regulación y una eficiente inspección. Sin embargo, resulta ingenuo confiar el buen funcionamiento de la banca española a una vigilancia pública frecuentemente condicionada por las vicisitudes de la política del día a día o por meras componendas entre poder político y financiero. Son muy convenientes aquellas medidas que, favoreciendo la estabilidad y la fortaleza del sistema bancario, posean, a largo plazo, la virtud de incentivar la responsabilidad y la prudencia, tanto de clientes como de gestores, reforzando los controles que ejerce el mercado sobre los bancos en lugar de eliminarlos.

Al final, se trata de evitar ese conocido juego de ruleta en el que algunos piensan que, si aciertan, ganan ellos pero, si fallan, paga el contribuyente. Especialmente cuando se trata de banqueros aficionados, políticos o sindicalistas.


• Accede aquí al artículo original y compártelo
_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

9 comentarios:

  1. resulta :que en nuestro pais hay un exceso de personas ,que quieren vivir de la politica

    pero a la vez resulta claro ,que de esos ni uno
    tiene un curriculum que demuestre ,que sea capaz de hacer algo ,que no sea defraudar
    y claro es como poner a un atracador a presidir un banco

    ResponderEliminar
  2. Todo muy bien, pero como siempre... palabras.
    Espero alguna vez oir o leer algo verdaderamente interesante para solucionar la crisis.
    La primera idea es la de la responsabilidad civil, administrativa y penal que pueda ser demostrada para quien "ejerce el poder", sea donde fuere.
    La segunda la pena, el Presidente de una caja o Banco y su Consejo de Administración, dependiendo del dolo, deberia hasta ser ahorcados. Los directores de Oficinas a una pena de carcel trabajando.
    La tercera, no existe cuando las dos primeras se "ejecutaran".
    Para esta sociedad farisea y corrupta la aplicación de la Ley sería suficiente..¿Porque no se declara la QUIEBRA ?
    No interesa ya que los últimos años deberían ser analizados. ¿Y las responsabilidades penales?
    Con el franquismo un talon sin fondos podría resultar la carcel...¿será por eso lo de la losa, noche oscura del FRANQUISMO?.
    El pueblo, hoy es libre para votar cada cuatro años. ¿Donde estan las otras libertades?
    Es una pena que no sepa escribir lo que me gustría comentar "in person".Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo30/05/2012 13:13:00
    De acuerdo en un 100%. Sabemos que no lo harán por que están unidos como uña y carne unos y otros políticos, miserables, vendidos y mafiosos, pero si se pudiera, A LA CÁRCEL! DADO QUE NO EXISTEN OTRAS PENAS MAYORES EN ESPAÑA.
    Haría cualquier penitencia (cualquiera) con tal de conseguir que en Españá hubiera gente (gestores) incorruptible y dispuesta a barrer con tantos (repito) POLÍTICOS PODRIDOS HASTA LA MÉDULA, MISERABLES Y CORRUPTOS. Entonces sí que se produciría un verdadero milagro en España!

    ResponderEliminar
  4. Jordi Cañas Manubens30 may. 2012 16:54:00

    Este es el fondo del problema, las cajas están vacías, faltan billones de euros, todos los "expertos" insisten en que hay que reponer el dinero que falta, pero nadie habla de responsables, parece como si hubiéramos sufrido un terremoto, o un tifón, o cualquier otra catástrofe natural, nadie tiene la culpa y todos tenemos que ayudar para levantar el país, pero es que aquí no ha habido más catástrofe que una casta de políticos y sindicaleros sinvergüenzas, caraduras y ladrones, pero como tienen el poder se han asegurado que nadie desde el sistema les va a pedir cuentas, ni el congreso, ni los jueces, ni el banco de España, ni hacienda, ni nadie del sistema les hará pagar por habernos robado el esfuerzo de nuestro trabajo pasado, presente y futuro, si queremos que paguen deberemos asegurarnos nosotros de que reciban el castigo que merecen

    ResponderEliminar
  5. Me imagino que el planteamiento de irse a buscar la vida por esos mundos de Dios nos recorre la mente a muchos españoles, las circunstancias actuales invitan al menos a pensarlo y reflexionar, parece que estiman que seguir robándonos es posible durante un año más, si la salud es normal uno se siente fuerte y esta dispuesto a no solucionarle la vida a todos aquellos que viven de privilegios y prebendas ,buenos jornales y jornadas mini es una opción que no hay que descartar,el mensaje es claro la fiesta hay que pagarla y lo increíble es que la party la van a pagar los de abajo, parados, pensionistas, trabajadores y patronos, el resto va a seguir igual , ante este panorama lo más sensato será irse, esto siendo optimista ,bueno muy optimista, inyectar circulante pueden empeorar las cosas mucho más , difícil que acabe bien esto.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Juan Manuel:

    Soy estudiante de Administración y Dirección de Empresas, y en primer lugar quiero felicitarle por su artículo, que como viene siendo habitual, resulta impecable: tanto en la exquisitez de su forma; como en la contundencia de su contenido. Amén de lo acertado en la elección del tema, en un momento, en que los ciudadanos nos encontramos sedientos de conocimientos económicos,de calidad e inteligibles.

    PARTIENDO DE LA ABISMAL DIFERENCIA QUE SEPARA SU NIVEL Y EL MÍO, MUY HUMILDEMENTE, me gustaría comentar un punto que no acabo de entender de su artículo, cuando señala que, para el futuro, cuando remita la tormenta, y para conseguir un mejor funcionamiento del sistema bancario, el límite máximo de garantía de depósitos, debería fijarse en un nivel no demasiado elevado, para que sea la mano invisible del mercado la que intervenga.

    ACEPTANDO DE ANTEMANO LA POSIBLE INCONSISTENCIA DE MI ARGUMENTACIÓN, me gustaría comentar lo siguiente:

    1.- Dado que la actual economía mundial se basa en el DINERO FIDUCIARIO, y éste en la confianza de los ciudadanos, si en algún momento se dejara que una parte de los ahorradores perdieran sus depósitos, ¿no sería peor el remedio que la enfermedad, desencadenando una posible perdida de confianza en el sistema fiduciario-bancario, con un probable BANK RUN?

    2.- ¿No estaría más alejado el pánico, y por tanto mejor funcionaría el sistema bancario, cuanto más elevadas fueran las garantías respecto a los depósitos, siendo lo deseable que el 100% de los mismos estuvieran garantizados –COMO ACTUALMENTE OCURRE EN ALEMANIA E IRLANDA-?.

    3.- Por último, al ESTAR VIGENTE LA LIBRE CIRCULACIÓN DE CAPITALES
    EN LA U.E., ¿no sería mejor la garantía total de los fondos, para evitar que un posible pánico bancario en algún país miembro llegara a COLAPSAR LA EUROZONA, PONIENDO EN RIESGO LA EXISTENCIA DE LA MISMA?.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. EN EFECTO ZP PRETENDÍA CARGARSE LA UNION EUROPEA, COMO ALGUNOS DIJIMOS.

    400.000 politicos viviendo bien y llevandonos a la ruina, y esperan que esto lo pague Berlin, Londres, Paris, Roma??

    Es una pasada de los 14 millones de euros de despido de uno de los chorizos ejecutivos, y que de nuevo se le haga un contrato idem al listo gori2 que ya chupó de la anterior inyeccion a los bancos para pensionarse prejubiladamente con un saco de milloncetes, hace que esto no se puede admitir, ...y los alemanes no son tontos y ya están hartos de la fiesta sur europea de castas politicas corruptas y degeneradas, donde nadie paga ni un plato ni un palacio roto, borbonato partitocratico corruptoide, fin, fini, fine!! protectorado ya desde berlin y castas fuera y a la carcel.

    ADEMAS, LO QUE NO CONSIGUIO HITLER CON FRANCO, ADUEÑARSE DE PENINSULA IBERICA, LO HAN HECHO ZP Y RAJOY, VENDERNOS A SALDO A LOS DEL NORTE PROTESTANTE, Y A LOS CHINOS.

    ResponderEliminar
  8. ¿No se iban a eliminar ayuntamientos innecesarios? todavía veo coches oficiales y sueldazos sin dar ni palo, mientras la gente del pueblo pasa hambre.

    ResponderEliminar
  9. bankia esta ardiendo por dentro....en vez de dejar morir el fuego por axfisia...o..por ahogamiento..quiebra...han cerrado toda bankia a cal y canto..arrojando dentro de ese llamaral...todos los papeles y pagares y facturas y descubiertos de las otras cajas regionales rescatadas...metiendo dentro todo el pelotazo y papeleo..que debian haber entragado a la jsuticia!!!...ahora ..en el moento que se logre entrar algo de aire fresco en bankia...se producira..no una esplosion sino un 2blever" en explosion expnasiva...y luego ..una explosion defpagrante de fuego vivo..y radiante..que llegara..a v.erse desde el otro lado del atalantico y del pacificao y del medirerraneo...

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.