viernes, 25 de marzo de 2011

De nuevo una guerra económica

Manuel Rincón
A estas alturas poca audiencia tiene la teoría de la guerra humanitaria. Las guerras tienen una motivación fuertemente económica, y parece que nuestro presidente en funciones, en sus postrimerías, ha comprendido que esto es así, y ha actuado de manera muy distinta a aquel pacifista que se sentaba ante la bandera Norteamericana.

La guerra de Libia tiene el claro objetivo del petróleo, ai igual que la de Irak, por mucho que este gobierno se esfuerce en convencernos de lo contrario.

Y en este caso el presidente español fue llamado a París, no para ser consultado, si no para que pusiese aviones y barcos sobre la mesa.

Sin la preceptiva consulta al Parlamento, ya dio su obligado si a la participación.

Sabemos que los pozos de petróleo están en la zona rebelde en su mayoría. Por ello se les apoya. Luego ya vendrá la recompensa.

Es probable que se planee la división de Libia en dos estados. Uno para Gadafi prácticamente sin petróleo, y otro para un gobierno manejado por los protectores aliados, que se harían con el control del petróleo y con suculentos contratos.

Esta es la moral de occidente, que ha apoyado a los dictadores cuando le servían y cuando ya no eran útiles se ha deshecho de ellos para despojarles de sus tesoros.

Ya estamos muy habituados a este tipo de acciones y no valen para nada las pobres explicaciones dadas por el Sr. Rodriguez en el parlamento.

Estamos en una guerra de duración indefinida, donde el objetivo es el petróleo Libio.

¿Cuánto nos cuesta a los contribuyentes?. Primero esperemos que no cueste vidas, que no sea otro Afganistán. Pero unos cálculos en base a gastos de combustible, coste de los fletes, 500 personas implicadas y suministros y municiones, a mi me dan uno 5 o 6 millones de euros por día. Multipliquen ustedes por la duración y sabrán el alto coste que tiene eso para el contribuyente

________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

7 comentarios:

  1. Si, pero como le dirá más de un progre, Aznar nos llevó a una guerra ilegal, pero esta es legal.

    Javier.

    ResponderEliminar
  2. Imanol Azpicueta25 mar. 2011 10:04:00

    Esta guerra (aunque Vd. no pronuncie la palabra), Sr. Zapatero es lo mismo de legal o ilegal que la de Irak. Y por más cuentos que nos cuente (que en el Parlamento por cierto han sido muy pocos), no nos va a convencer. Solo que esta vez no se va a manifestar nadie en su contra, suerte que tiene.

    ResponderEliminar
  3. Habla Vd. de moral, Sr. Rincón. Pero ¿Qué cosas tiene Vd.? Hablar de moral en estos tiempos!!! Es Vd. un atrevido, un osado. Eso ya no se lleva, mi querido amigo.

    Ahora es la "pele", es decir, el euro, y no para todos; solo para unos pocos, para los sres. políticos y sus secuaces, de los que se sirven para sus maquiavélicas maquinaciones.

    Bueno, mejor no sigo porque hoy, con lo de Garzón, estoy muy alterado y puedo decir cualquier barbaridad.

    Saludos, D. Manuel. Miguel Palacios.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que nos han metido por la puerta falsa en una guerra que va a ser larga. ZP ya es una marioneta a las órdenes de los que mandan de verdad. Los políticos dan asco.

    ResponderEliminar
  5. A mí me hubiese gustado más que se hubiesen cargado a Gadafi hace cuarenta años, lo mismo que me gustó que se cepillasen a Hussein, aunque algo tarde.

    Igual que me encantaría que, sin necesidad de negocio alguno, invadiesen Marruecos, Egipto, Siria, Yemen, Bahrein, Arabia Saudí, Jordania, China, Cuba, Corea del Norte, Venezuela, Bolivia, etc.

    Lástima que no haya tropas ni armamento suficiente para cargarse toda esa cabronada de una sola vez. Si al menos tuviese la OTAN una "hoja de ruta" secreta para acabar con esa repugnancia... Pero temo, como Ud., que deben darse dos circunstancias para llevarse por delante (que lo dudo) a los tiranos, a saber:

    1ª. Debe tener petróleo
    2ª. La gente debe echarse a la calle a molestar, de forma que al hacerse pública la protesta de los ciudadanos a través de los medios, el cada vez más cobarde Occidente no pueda mirar hacia otro lado y se vea obligado a intervenir.

    Bueno, con alguna vergonzosa excepción, como la de Alemania, no vaya a ser que a Merkel le vaya a votar sólo su madre, por la fuerza que los verdes tienen allí.

    Una pena, pero así es. Vergonzoso comportamiento.

    ResponderEliminar
  6. Esta guerra, pues nadie la puede llamar misión humanitaria, sin objetivos aparentes (parece que ni se pretende derrocar al dictador), sin un mando claro, y sin un horizonte temporal en su desarrollo, es una aventura muy incierta y que puede traer más consecuencias de las que en un principio pudiera parecer. Hemos sido metidos en ella por un teórico pacifista, y ante un Parlamento, que ha sido cómplice total. Desde aquí protesto enérgicamente y creo deberíamos manifestarnos en contra de esta guerra.

    ResponderEliminar
  7. La guerra amigos míos, no traerá la paz, si no el odio. Este mundo necesita paz, ideales, justicia. Todo lo que los políticos nos niegan

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.