viernes, 11 de marzo de 2011

Sociedad terminal (IV-3): Mutación y fenómeno friki

Javier Benegas

Sociedad terminal (IV-3): Mutación y fenómeno friki

Nada es del todo controlable cuando se trata de ingeniería social a gran escala. Al mismo tiempo que se logra imponer con éxito un determinado “estilo” de ciudadano, empiezan a producirse las mutaciones. Siguiendo al hilo de las tres posibles reacciones que un individuo puede presentar ante el fracaso del modelo en sus expectativas personales, trataré de definir la situación actual y proyectar las tendencias que se vislumbran.

Cualquier modelo adoptado como ideal y promocionado hasta su implantación social es susceptible de evolucionar por sí mismo de manera espontánea al poco tiempo de haber sido implantado. Al final, del modelo original sólo se conservan las características más genéricas y algunas consecuencias: ciertos signos externos que lo identifican, la limitación de la diferenciación individual y el rechazo a los modelos preexistentes y sus valores asociados. Así, una vez se ha creado una tendencia y esta alcanza la categoría de moda que permite extender e imponer determinadas ideas a través de signos estéticos y mensajes codificados, son sus propios ideólogos y creadores los que se ven obligados por interés político a aceptar, adaptarse y aprovechar las mutaciones que se van a ir produciendo. Mutaciones que sin duda van a resultar menos homogéneas, controlables y atractivas.

"Esta gran masa de personas, aleccionadas para entender el futuro como una incruenta lucha de grandes ideales y valores a la medida de su hedonismo, pasa a engrosar los sectores sociales más desfavorecidos, sin perspectivas de futuro"

En la actualidad, el modelo original aún permanece. Y, de hecho, sigue siendo el arquetipo formal de muchas acciones de comunicación. Los personajes más relevantes encargados de dotar de contenido pseudo intelectual a los valores grandilocuentes propios del modelo, siguen en gran medida fieles a la estética y a los mensajes asociados. Pero, en determinados segmentos sociales, las mutaciones se van sucediendo. Y éstas no sólo consisten en variaciones estéticas, sino que también suponen cambios en los mensajes asociados al modelo vigente. Este efecto de mutación espontánea evidentemente es un efecto no previsto y aún menos deseado, pero sin duda es inherente a su falta de coherencia y a un grado de simplificación extremo que ha buscado ante todo la facilidad de réplica y la rapidez de propagación e implantación al precio de una menor consistencia. Los modelos consistentes, dotados de un verdadero perfil intelectual, conceptual y racional, son mucho más complicados y lentos a la hora de propagarse, pero más estables y duraderos. Y, en cualquier caso, si bien pueden derivar igualmente en mutaciones, más que distanciarse del original lo que hacen es proponer una evolución lógica y progresiva.

En el caso que nos ocupa, el modelo creado, publicitado e implantado ha colisionado con la realidad social, con las aspiraciones económicas del individuo y con el propio funcionamiento del sistema político, generando una onda expansiva de fuerte poder destructivo que ha penetrado profundamente en los diferentes segmentos sociales. La reacción más inquietante ha consistido en un efecto de desdoblamiento, en la que el propio modelo vigente ha dado lugar a otros mutados aún más inconsistentes. Se trata de réplicas, casi parodias, que alcanzan un elevado nivel de alienación y asumen como un engaño y sin mayores problemas la prometida trascendencia personal. Un número creciente de individuos, cuya experiencia vital se reduce al fracaso de un modelo artificial e interesado que les ha dejado a merced de una realidad implacable, se extiende horizontalmente. Esta gran masa de personas, aleccionadas para entender el futuro como una incruenta lucha de grandes ideales y valores a la medida de su hedonismo, pasa a engrosar los sectores sociales más desfavorecidos, sin perspectivas de futuro. Pero, a pesar de su lamentable situación y a su cada vez más difícil encaje social, siguen teniendo en sus manos un elemento de gran valor para el poder político: el voto.

Así, como ya adelantaba unos párrafos más atrás, los propios creadores y artífices del modelo social fraudulento, lejos de rechazar esas mutaciones, se ven en la necesidad de integrarlas junto a su modelo originario como variantes dignas de ser propagadas. Y es aquí cuando entramos en la última fase de esta obra de ingeniería social, la de un populismo en el que todo modelo social es válido con tal de extinguir cualquier resistencia capaz de oponerse a los intereses políticos. Eclosiona el fenómeno friki, se convierte en tendencia y, finalmente, en moda en un espacio de tiempo extraordinariamente corto. Y es, con su propagación, cuando podemos decir que nuestra sociedad ha entrado en fase terminal. La generación Operación Triunfo ha devenido en una nueva especie: la generación Friki.


Capitulo anterior:


_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

3 comentarios:

  1. Imanol Azpicueta11 mar. 2011 10:17:00

    D. Javier. El conjunto de sus artículos de profundo contenido filosófico y social, deberían dar lugar aun libro de ensayo, sobre la ingeniería social que sufrimos y a donde nos conduce.

    Gracias
    +D

    ResponderEliminar
  2. Es sabido por todos que aquí en Andalucía, los socialistas militantes y simpatizantes van de puerta en puerta, el día de las elecciones, alentando a la gente mayor a ir a votar al psoe para que no les quiten las pensiones. Esto ocurre con total impunidad, aprovechandose de la ignorancia de muchos...

    ResponderEliminar
  3. realmente yo me consideraria friki,no como tu lo planteas amigo me gustaria mas que priofundizaras en el fenomeno friki,que es nada mas y nada menos una respuesta a la popularizacion de la sociedad que esta creando seres engañados por la publicidad de la television que visten marcas con tal de parecer...etc...Es mas la sociedad friki somo poquitos,nos interesa mucho la cultura pero tambien somos politicamente correctos,tambien he de decir que el nombre de friki no va en encaminado en una sola direccionj si no que se usa en varios terminos por ejemplo segun dicen pocholo fue un friki pero nosotros la gente friki de a pie nos considerarios mas bien frikis culturales que sentimos pasion por algo y nos hace felices tan dificil es de entender señores?
    Por favor que tenemos estudios y nos lo hemos currado mucho(la fisica no es facil)noq ueremos hacer daño a nada ni a nadie solo un hueco en la sociedad y ademas somo una minoria,comparados con los canis,los pijos etc...

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.