martes, 8 de marzo de 2011

Tenemos un sueño (We have a +Dream)


Juan Manuel Blanco
Finalizaba el mes de agosto de 1963, cuando Martin Luther King pronunció su más famoso discurso, “I have a Dream” (tengo un sueño) a los pies del monumento a Lincoln en la ciudad de Washington. Sus palabras que, desgranadas con una peculiar retórica, se han convertido ya en un clásico del discurso político americano, expresaban con una fuerza inusitada su visión de futuro, sus anhelos sobre la igualdad de derechos en América y sus deseos del final de la discriminación.

En La Tercera Ola criticamos casi todos los días el penoso estado de nuestro sistema político, críticas razonables a juzgar por el apoyo que reciben de la mayor parte de los lectores. Pero creo llegado el momento de preguntarse si, además de un disgusto por la situación actual, realmente tenemos un sueño, un proyecto de futuro, tal como lo tenía el reverendo King.

¿Cómo queremos que cambie nuestro país para poder sentirnos orgullosos de él? ¿Qué vislumbramos detrás del símbolo +D (más democracia)? ¿Cómo es esa democracia que deseamos? Permítanme que intente responder en este escrito a estas y a otras preguntas similares. Y mi respuesta será afirmativa: creo que tenemos un sueño compartido.

Aunque, en este escrito, aun utilizando el plural, me limite a exponer mi particular visión, mi sueño, espero que los objetivos coincidan con los de buena parte de los lectores.

Existen muchos aspectos de la política española con los que nos mostramos disconformes. En un país en que a los poderosos se les llena la boca con la palabra democracia, no nos sentimos verdaderamente representados cuando podemos escoger, tan sólo, entre colores o listas. Soñamos con votar a nuestro diputado o concejal propio, considerar su programa pero también su valía personal y profesional, su trayectoria y su actitud vital. Y también soñamos con poder exigir responsabilidades de su actuación de manera permanente, mediante un contacto estable entre el diputado y su circunscripción. Deseamos que nuestro representante vote en conciencia en la cámara y se deba a nosotros: no a la disciplina de voto que exige la dirección del partido.

Soñamos con un parlamento formado por personas con criterio propio, independencia con respecto al ejecutivo y autonomía de su partido. No una cámara de funcionarios de partido sino de representantes de los ciudadanos. Representantes que sean capaces de elaborar leyes justas, de controlar eficazmente al ejecutivo y de nombrar para los órganos clave del Estado a personas capaces e independientes. Un parlamento que garantice que los puestos de mayor responsabilidad son ocupados por personas con la debida cualificación para desarrollar dignamente la tarea encomendada.

Nuestro deseo es que el Alto Tribunal que interpreta la Constitución sea lo suficientemente independiente como para actuar con criterios de legalidad y garantía jurídica y no de conveniencia política. Y no siga permitiendo que se promulguen leyes que pudieran violar principios y derechos fundamentales, como la igualdad ante la ley o la presunción de inocencia, simplemente para favorecer los intereses de la casta política, o de una parte de ella. Órganos independientes que supongan un contrapeso a los políticos, impidan que los poderosos violen impunemente las leyes y controlen de manera eficaz el gasto de un dinero que es de todos.

No obstante, aun siento capaces de seleccionar nuestros gobernantes por su valía personal, sería ingenuo confiar el buen gobierno a la mera conciencia, bondad, honradez o responsabilidad de los elegidos. Bien sabemos que el poder absoluto corrompe y tiende a sacar del ser humano las más bajas pasiones e inclinaciones. Por ello, soñamos con un sistema que señale unos límites al ejercicio del poder y establezca unos eficaces mecanismos de control a la actuación de los gobernantes con el fin de evitar el abuso. El sistema de voto es un mecanismo de control necesario pero no suficiente por tratarse de algo muy dilatado en el tiempo. La efectiva separación de poderes entre ejecutivo, legislativo y judicial constituye un mecanismo de control imprescindible para evitar la concentración del poder, garantizando que cada uno de ellos supervisa y controla a los otros dos, algo que a duras penas existe hoy día en España. Por ello, anhelamos un sistema en el que el ejecutivo no pueda manipular al poder judicial en aquellos asuntos que pudieran afectarle. El poder judicial debe ser independiente, eligiendo él mismo sus órganos de gobierno. Y, por supuesto, soñamos con una judicatura sin facciones partidistas, aun cuando se llamen “asociaciones” pues ésta es la puerta por la que entran los partidos políticos en el ámbito de los jueces.

Las leyes son las reglas del juego que deben obligar a todos, desde el último ciudadano hasta la más alta magistratura del Estado. Por ello, soñamos con unas leyes justas y sencillas, algo muy distinto a la actual hipertrofia legislativa, que constituye una puerta abierta a la arbitrariedad por la imposibilidad que implica su conocimiento y cumplimiento. Las leyes deben mantener cierta estabilidad: pueden cambiar para reflejar una evolución o cambio en la sociedad pero no pueden ser alteradas de manera caprichosa o interesada ni por ocurrencias de la clase política. Tampoco deben modificarse con el fin de provocar un cambio en la sociedad que los políticos consideren deseable, generalmente para sus intereses. Es la sociedad quien debe ser protagonista de los cambios legislativos, no los gobernantes.

Nos gustaría que los partidos fuesen asociaciones libres de representantes que comparten las mismas ideas y no unas estructuras burocráticas implacables, que dominan a los representantes e impiden su actuación en conciencia. Queremos que los candidatos se elijan dentro de los partidos por medio de primarias en las que participen todos y cada uno de sus simpatizantes. Y que la rivalidad entre partidos se plasme en un debate de ideas y propuestas, no en una bronca discusión con muy pocos argumentos, muchos lugares comunes, frases hechas y descalificaciones pero muy pocas propuestas políticas. Tampoco nos gusta que la dinámica dentro de cada partido se limite a una mera pelea por el reparto de los puestos.

No queda fuera de nuestro sueño una limitación temporal en el mandato para los cargos públicos. Se rompería así el monopolio del poder por una casta política, fomentando la participación temporal en la política de nuevos ciudadanos preparados, responsables y con principios.
Aunque parezca muy lejano, queremos un sistema en el que las leyes impidan de manera efectiva a los políticos utilizar todo tipo de ayudas, subvenciones y, en general, cualquier gasto clientelar, a costa del contribuyente, para conseguir el apoyo de ciertos grupos de presión que se encuentran alrededor del gobierno. También soñamos con una nítida separación de lo público y lo privado, cuya frontera actual es todo menos nítida, contribuyendo a una confluencia de intereses entre la casta política y los grupos económicos a su alrededor, cuyas acciones se entremezclan y confunden, dando lugar a un sistema de favoritismo y privilegio. La política debe prestar atención a aquellos más vulnerables pero no comprando su voluntad con favores, dádivas o limosnas sino ofreciendo oportunidades iguales para todos.

Deseamos un sistema abierto en el que lo que cuente sea la valía y el mérito de una persona y no su posición o relaciones personales. En este sentido no consideramos un sueño, sino una pesadilla este sistema cerrado en el que importa más la amistad o conocimiento del concejal, consejero o ministro de turno que el esfuerzo, el trabajo bien hecho o el ingenio, para el éxito de una empresa. Deseamos que la administración conceda un trato impersonal e igual para todos, como corresponde al principio de igualdad ante la ley. Y, aunque los casos de corrupción son inevitables en cualquier régimen, estos debe constituir la excepción y no la regla en un sistema como el actual en el que no existen mecanismos eficaces para controlarla.

El sistema autonómico no puede continuar al servicio de los nuevos caciques regionales sino de los ciudadanos, que son quienes lo pagan. Las competencias no pueden seguir repartiéndose entre el Estado y las Comunidades Autónomas por mera conveniencia política ni como moneda de cambio en un indigno e ignominioso mercadillo de favores sino que deben asignarse con un criterio de eficacia y economía en la prestación del servicio.

Es imprescindible que la prensa, que informa y ejercita la crítica del gobierno y de los políticos, sea independiente de los poderes del Estado y no se encuentre sometida de modo directo o indirecto al gobierno o a los partidos, tal como ocurre actualmente. Las leyes deben impedir que se utilice la publicidad institucional (o la de empresas en el ámbito del poder y en connivencia con éste) o el sistema de concesiones para controlar la voluntad de los medios. Aliviaría en gran medida nuestra pesadilla que se eliminase, en un plazo de tiempo razonable, la onerosa red de televisiones autonómicas.

Pero no todo es culpa de los políticos o del sistema legal o institucional. También los ciudadanos debemos hacer cierto esfuerzo en este sueño, adoptando una postura mucho más activa y menos conformista en el terreno político, ejerciendo una participación estable y una vigilancia permanente del poder. Es cierto que el actual sistema desincentiva la obtención de información política y el voto razonado. Pero siempre será de agradecer un esfuerzo adicional de una parte de los votantes a la hora de conocer los programas electorales, las personas que ocupan los cargos y las políticas que se llevan a cabo. Aunque sea a costa de estar peor informados de la vida privada de ciertos personajes que salen en la televisión.

Parece irreal, se asemeja a un sueño, pero depende de todos nosotros que toda esta pesadilla se transforme en un proyecto de futuro que nos llene de esperanza, ilusión y entusiasmo.

Artículos relacionados:



_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

16 comentarios:

  1. Imanol Azpicueta8 mar. 2011 8:00:00

    Spanish Dream +D +D

    Si Sr. Blanco, todo sería muy bonito si un día lográsemos que esa fuese la verdadera democracia. Pero debemos ser conscientes que luchamos contra el animal humano en su más pura esencia. El político déspota, que quiere poder y dinero a costa de los subordinados. Pasó ya, los políticos de antes fueron los nobles y señores feudales. Son los antecesores del actual estado dominado por los políticos feudales. Creo Sr. Blanco que su ideario es perfecto. Ahora hay que ver que hacemos para ir lo poniendo en marcha entre todos.Gracias por su esfuerzo, que espero tenga su compensación con el éxito de sus ideas.

    ResponderEliminar
  2. Saludos, parece irreal y utópico, y sinceramente, creo que es utópico.
    Mientras el pueblo delegue su poder y sus decisiones en los Tres Poderes, por la propia naturaleza del ser humano todo termina desviándose y volviendo a la tendencia a acaparar poder.
    Por ello, debe existir un Cuarto Poder, supervisor de los otros tres, y con portestad absoluta para promover o vetar leyes y decisiones, y destituir y/o condenar a quien no se haga merecedor de su puesto.
    Ahora lo vemos poco viable, pero con internet y los certificados electrónicos del DNI y los móviles/ordenadores en 10 o 20 años podrá ser un hecho, en el sea posible que exista un Cuarto Poder Ciudadano, impersonal (ya que carecerá de líderes) , y completamente democrático, en el que cada ciudadano contará con un voto PARA TODO, en el que si un dirigente político, sea alcalde, concejal, ministro, o presidente del gobierno quiere llevar a cabo alguna acción, tenga que convencer al Pueblo Español para que salga adelante, si programas basura como Gran Hermano, OT y algunos más consiguen democratizar el voto (aunque en este caso no único), ¿porqué no usar nuestros DNIs electrónicos para crear una sociedad completamente democrática? La solución está delante de nuestras narices, sólo hace falta unión, constancia, y saber que se perderán muchas batallas antes de ganar la guerra.
    Pero una vez ganada la guerra habremos cambiado el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Yo mismo he sufrido el mal funcionamiento del estado, concretamente por uno de sus poderes. Me quedé sorprendido, y fastidiado, cuando un juez ha dictado una sentencia contraria a la Ley de Arrendamientos Urbanos, cuya Audiencia Provincial ha ratificado además. Algunos abogados con experiencia me dicen que la justicia es una lotería. Creo que en esto coincidimos mucha gente.

    ResponderEliminar
  4. Todas las realidades comenzaron con un sueño, una utopía. El mío, como país, tendría como ejemplo "La Isla", de Aldous Huxley. Mejor utopía, imposible.
    Y para ello lo único factible es elevar el nivel de conciencia del ser humano, cosa a la que me vengo dedicando desde hace más de 20 años profesionalmente, amén de otras actividades.
    La conciencia no tiene límites, más que los puestos por la "educastración" y el entorno, donde la bajeza oral, la mediocridad, la estulticia, la ignorancia y el conformismo son predominantes, dado el sistema educativo impuesto para conseguir tales resultados, conjuntamente con los mensajes televisivos y las maniobras de manipulación y adoctrinamiento.
    Todo eso es reversible, aunque lleve su tiempo, porque, amigos, tengan en cuenta que NADIE nace programado, sólo PREPARADO para vivir. A partir de ahi, lo hará con la información que se le inocule arbitrariamente. Su espíritu hará el resto: unos lo usarán para copiar y otros para todo lo contrario. Habrá quienes se conformen y habrá quienes luchen en contra.
    Mi sueño y mi idea de país es muy concreta en todos los aspectos y coincide en su base con lo expuesto por Juan Manuel.
    Luego habría que entrar en detalles por secciones y temas.
    Mi hincapié está en el cambio educacional a todos los niveles, única siembra factible para obtener una cosecha diferente en las décadas siguientes. En ese aspecto, me gustaría -y estoy buscando- un partido político o similar -para no tener que crear el mio propio como mucha gente me está pidiendo- donde organizar el sistema educativo nacional desde un paradigma de evolución y crecimiento de todas las personas, condición sine qua non para lograr que la sociedad cambie: no se puede cambiar si no se cambia la mentalidad, la forma de pensar respecto a las cosas, los valores, las personas, el país y la vida.
    Espero poder lograrlo, no sé si aquí o en oro lugar, pero ese es mi objetivo fundamental para el país que quiero ver y en el que quiero vivir.

    ResponderEliminar
  5. Digo "bajeza moral" (aunque la "oral" también está bien -ver mi artículo a la RAE-).

    abajo: "otro lugar".-
    Sorry.

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca permitiría a nadie que me hiciera lo que el Gobierno de España está haciendo a la mayor parte de españoles.
    “Mal de muchos, consuelo de tontos.”

    ResponderEliminar
  7. EL MULATILLO OBAMA YA SE HA ENCARGADO DE PROSTITUIR A MARTIN LUTHER KING DE SOBRA, NO QUEDA CASI NADA PA OTRA COSA....

    Y LA INFECCION POLLAL DE RUB-AL-KHABA, LA MEJOR CORTINA HUMO QUE SE LES PUEDA OCURRIR, QUE NI LOS APACHES HACIENDO SEÑALES CON JOHN WAYNE!!!

    ResponderEliminar
  8. Entre todos lo haremos realidad y lo veremos...

    Porque con la Razón de nuestra parte, somos mayoría y contra ambas es imposible ganar.

    ResponderEliminar
  9. Siempre hemos tenido razón.
    Siempre hemos sido mayoría
    Y siempre hemos perdido frente a la casta parasitaria.

    Para ganar, hace falta tener cojo...

    ResponderEliminar
  10. Para Anónimo 08/03/2011 13:06:00:
    eso no hombre... insultando sin argumentos nos ponemos al mismo nivel que los que nos gobiernan...

    ResponderEliminar
  11. Publicado por ....08/03/2011 12:00
    La hora de la verdad real se ha presentado cuando la realidad y sus actores son hologramas sin sustancia, sacerdotes del milagro de Lourdes virtual, proyectado y retransmitido sobre una sucia sábana y en directo por el confuso foco de los medios. Vivimos en el radiante momento en que se diferencia la verdad de la mentira, el blanco del negro, la valentía de la cobardía, el trigo del vino, la nada del todo, la furia de la paz, la risa del llanto, la tristeza de la alegría, vivir o dormir, ser o no ser, la vida de la muerte.
    Son las cinco de la tarde en la hora mundial del reloj social.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Anónimo 14:07:00
    Ese radiante momento que vivimos sólo lo vemos los que nos atrevemos y estamos preparados para mirar hacia la luz. Los demás, los hologramas sin sustancia, no la ven porque no pueden o no quieren. No todos quieren mirar hacia arriba.

    Permíteme una corta metáfora:
    una serpiente perseguía con denuedo a una luciérnaga, sin dejarla descansar ni un momento. Donde quiera que volaba la lucérnaga, la serpiente la seguía, hasta que, al borde de sus fuerzas, la luciérnaga se enfrentó a la serpiente y le preguntó: "dime,¿estoy acaso en tu línea alimentaria? -No, respondió la serpiente. ¿Te he hecho algún daño? -No, volvió a responder. ¿Acaso soy un peligro para ti? - No, en absoluto. Entonces, ¿por qué me persigues, por qué quieres acabar conmigo? -Porque me molesta tu luz."

    Los vacíos hologramas, resultado de las proyeccciones de otros, no tienen fuerza para resistir la luz, la verdad, la realidad. De ahí la razón de que este país no haya reaccionado ante este gobierno y todo lo que ya conocemos y nos está cayendo encima.

    Sólo los que tenemos esa luz interior, esa conciencia de nuestra esencia primigenia, somos los llamados a hacer algo, a actuar, a ponernos delante, en vanguardia, para tratar de que el ejército de hologramas despierte y nos siga, porque en ello les va su vida y su futuro. Y si todavía no lo han visto, tendrán lo que se merecen. Ese es su karma. Seamos cada uno responsables del nuestro.
    "Muchos son los llamados y pocos los elegidos."
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con el ideario presentado por el Sr. Blanco pero, ademas del cambio de valores y el desarrollo del nivel de conciencia y educacion que algunos habeis señalado, es necesario un plan viable y practico a corto plazo, capaz de sustituir la actual "democracia representativa" que España padece y logre establecer ese cuarto (o primer) poder que planteaba Alfonso, que de voz a cada uno de los ciudadanos en aquellas decisiones de estado que actualmente los politicos nos tienen vetadas.

    ResponderEliminar
  14. "Estamos esperando a que el PP diga una sola, a no ser que piense que también el petróleo sube por mi culpa; he oído al señor Rajoy hablar de un plan como Dios manda. Le pido al señor Rajoy que hable con Dios y que nos diga cual es el plan que hay que hacer. Como el no lo sabe, que hable con Dios", ha recalcado.

    HASTA AHORA ESTO HA ESTADO SALIENDO MEDIO DE BALDE A TODA LA CASTA Y EL PALACIO ORIENTAL... PERO YA SE PASÓ LA CUMBRE, Y A PARTIR DE ESTE MOMENTO EL JUEGO PASA AL NIVEL MÁXIMO. YA NO LES SALDRÁN GRATIS NADA DE LO QUE DIGAN, PERO SOBRE TODO LO QUE HAGAN.

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo.
    Aqui he encontrado otro grupo que ha tratado de aúnar, como yo vengo insistiendo, a todos los partidos políticos, fuera de los habituales.

    http://www.partidodeinternet.es/que-es-el-pdi/

    Están en Facebook, cómo no, y alli están también las actas de las reuniones que han tenido, donde han tratado de unificar propuestas. Si echáis un vistazo, veréis que muchos partidos convocados no acudieron.
    Me parece que habría que empezar por ahí, es decir, tratando de agrupar gente desperdigada en mini-grupos, a ver si entre todos conseguimos algo útil, porque cada uno por separado no llegará a ninguna parte.
    Ese partido está en Valencia, así que sería cuestión de ver qué han conseguido hasta ahora, porque la idea es la misma.

    ResponderEliminar
  16. Queridos amigos

    Aquí creo que convergen un grupo de profesionales, muy preocupados por los problemas que nos aquejan a los ciudadanos y a la sociedad y que han dado muestra de que son capaces de mostrar muchos problemas y sus soluciones.
    Pero debéis de tener en cuenta que ya les supone bastante trabajo tener actualizad esta WEB, con artículos casi inmediatos tras producirse noticias de impacto.
    Ellos no pueden llevar el clamor a la calle. Cada uno debe estar especializado en su trabajo.
    Yo pido que nadie se desanime. Todos hacen falta, cada uno en su sitio, si que remos legar a nuestros hijos un país libre, democrático y sin corrupción. Gracias a LTO y a los que dejan comentarios. Todo hace falta. + D I have a dream: to be free.

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.