miércoles, 11 de mayo de 2011

El ocaso del Estado del Bienestar

Manuel Rincón
Surge en la actualidad un tema que se debate bastante en muchos foros, como es el del Estado del Bienestar, y su desarrollo en el futuro inmediato. La idea de LTO es presentar a los lectores un conjunto de artículos monográficos, lo más completos posibles, sobre todos los elementos que integran un concepto que hoy resulta básico para la mayoría de los ciudadanos, y que puede encontrarse en grave riesgo o bien de desaparecer o de diluirse, dentro del modelo actual que se está implantando en el Estado Español.

1.Origen del Estado del Bienestar.

Durante siglos el hombre se ha encontrado totalmente a merced de elementos, para él incontrolables, que incidían fuertemente en su bienestar vital. Podemos pensar en la climatología, que arruinaba sus cosechas, en las guerras que destruían sus posesiones, en los nobles y reyes que le esquilmaban en sus bienes, en la enfermedad, en los accidentes… Todo ello conformó una vida, hoy difícil de imaginar, que resultaba de una extrema dureza para la mayoría de la población. El comienzo de la era industrial, en el siglo XVIII y la aparición de una burguesía antes inexistente, empieza a posibilitar mejores formas de vida, que son ansiadas por toda la población, al menos en los países donde esto sucede. Los políticos de alto perfil e inteligencia, captan rápidamente estos deseos colectivos y ya en el siglo XIX en Alemania comienzan a introducirse planes para poder dar seguridad básica a los ciudadanos, con la introducción de pensiones de retiro y seguridad social. Podemos considerar que este es el origen del Estado del Bienestar, que desde entonces ha ido teniendo una implantación gradual, y diferente en sus contenidos, en los distintos países denominados desarrollados.

2.Concepto del Estado del Bienestar.

Es un concepto difícil de matizar. Podemos definirlo como la capacidad de un Estado de satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos, tanto dentro del plano material, como en el plano democrático. Para ello se garantizó de manera constitucional, en los países más avanzados, el derecho al trabajo en unas condiciones dignas, el acceso a la enseñanza y a la sanidad, que pasan a ser públicas en su mayoría, el derecho a la jubilación con pensión a una edad digna, y una serie de libertades y derechos de la persona, en materias como horarios de trabajo, elección democrática de representantes, justicia, vivienda y otros campos, de forma que la vida del ciudadano fuese más agradable y digna, que la que tuvieron sus antecesores, y se le asegurasen sus necesidades básicas y un trato respetuoso a su persona.

Se que es una definición un tanto difusa, pero tampoco se trata de un concepto acotado y su visión es muy dependiente de quien la realice.

Es evidente que para que esto sea viable el Estado debe dotarse de unos medios materiales importante, por lo cual este concepto siempre va unido a países con riqueza.

3.Instauración del Estado del Bienestar en España

España siempre fue retrasada en estas materias, respecto a los países europeos avanzados. Antes de la Guerra Civil, hubo algunos intentos de establecer algún tipo de seguridad social, enseñanza gratuita, y de tener una serie de derechos democráticos avanzados en la elección de representantes y en la justicia. Todos estos procesos quedan detenidos aquí en la postguerra, mientras que en Europa, en especial en los países nórdicos, el Estado del Bienestar se desarrolla con fuerza después de la Segunda Guerra Mundial. En España queda este desarrollo bastante limitado, a la creación real de la Seguridad Social, con el inicio de legislación laboral, enseñanza básica prácticamente gratuita y jubilaciones con derecho a pensión, al mismo tiempo que se contemplan pensiones de viudedad y orfandad y planes de becas para estudios. Aparecen viviendas subvencionadas, accesibles al ciudadano. El puesto de trabajo resulta en la práctica casi vitalicio.

Este comienzo del desarrollo del Estado del Bienestar en España, está totalmente enfocado al aspecto material, y no tiene ninguna contrapartida en el campo del desarrollo democrático, faceta igualmente ineludible para el Bienestar integral del ciudadano.

A partir de la transición comienza un desarrollo democrático de España, que yo considero aún no finalizado ni mucho menos, que permite ya hablar de un Estado del Bienestar, asimilable al de países del entorno, y que contempla ambas facetas.

Afortunadamente no se rompe con los modelos de Seguridad Social heredados del Régimen anterior, lo que propicia una continuidad y mejora de los servicios, fundamentalmente:

Asistencia sanitaria gratuita, a cargo del Estado.

Anticipación de la jubilación a los 65 años, con derecho a pensión, habiendo trabajado el número suficiente de años.

Enseñanza gratuita a todos los niveles, con pago de tasas muy reducidas.

Introducción del seguro de desempleo, inexistente anteriormente.

Además se desarrollan los mecanismos y garantías que permiten a los ciudadanos disfrutar de:

Regulación laboral beneficiosa para los trabajadores en jornadas de trabajo, coberturas sociales y derechos sindicales.

Máximo apoyo al empleo, pues se entiende como uno de los pilares básicos para el funcionamiento del modelo.

Elección de sus representantes. En este punto se simplificó en exceso, haciendo que se limite la participación ciudadana, al voto de listas cerradas, cuando lo deseable democráticamente hubiesen sido listas abiertas. No existe control sobre el aparato político.

Separación, (que actualmente podemos considerar teórica), de poderes.

Reformas del código penal beneficiosas para el ciudadano.

Eliminación gradual del servicio militar obligatorio.

Derechos constitucionales de la persona recogidos en la Carta Magna.

Podemos considerar que a principios de los ochenta España ya tenía implantado el Estado del Bienestar de manera equiparable a los países Europeos, y esperaba la inminente integración en la UE.

Para esta fecha ya se ha producido una importante redistribución de la riqueza, a base de un sistema impositivo con crecimiento gradual según la renta, disminuyendo la precariedad de las clases más desfavorecidas.

Señalar que importantes políticos como Ronald Reagan, o Margaret Thatcher eran opuestos frontalmente a un modelo tan intervencionista del Estado.

4.Desarrollo del Estado del Bienestar en España.

Una vez que nos hemos situado en el concepto, y en la implantación en España del Estado del Bienestar, la intención es ir dedicando artículos específicos a cuál ha sido el desarrollo de cada uno de los diversos factores que este integra, y como muchos de estos han entrado en crisis propiciando dudas razonables sobre la posibilidad del mantenimiento del modelo actual, que se encuentra ya en crisis.

Trataremos de los siguientes temas, en subsiguientes artículos monográficos:

Crisis del modelo de trabajo e incidencia del paro.

Inviabilidad del modelo actual de pensiones.

Incidencia de la inmigración masiva.

Inviabilidad del modelo sanitario que tenemos implantado.

El gran problema de la educación.

Desmotivación en el trabajo y el alto índice de absentismo soportado. Baja productividad.

Crisis de identidad.

Reformas necesarias en el modelo político actual.

Necesidad de un modelo democrático mucho más perfeccionado que el actual.



Otros artículos de este autor
_______________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

9 comentarios:

  1. Es un tema importante desde luego, que ha sido ya minado dentro de esta legislatura con los recortes que han venido.

    ResponderEliminar
  2. LO MEJOR FUE LA CARA DE IDIOTA DE LA CHACON Y LA DE DEMONIO DE RUB.AL-KHABA. LOS CONTENEDORES DE ESPAÑA ESTAN LLENOS DE ROPA EN BUEN ESTADO, QUE LOS PIJOS TIRAN Y NO SE MOLESTAN YA NI A LLEVAR A CARITAS, Y LA COMIDA SE TIRA COMO NUNCA IMAGINO NI SANCHO PANZA, EL AGUA CONTAMINADA O COMPRABLE A EMPRESAS CAPITALISTILLAS.... A ESPAÑA YA NO LA SALVA NI LA MADRE QUE LA PARIO, VERDAD ALFONSITO?? SI PASARA ALGO COMO LO DE JAPON... RETORNO A LOS CELTIBEROS!!!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrirlo ahora. Desconozco por qué no he recibido, en su momento, este sencillo pero soberbio, espléndido artículo, Manuel. Clarificador y muy instructivo. Enhorabuena!

    Espero con ansiedad los siguientes que anuncias.

    Saludos. Miguel Palacios.

    ResponderEliminar
  4. Por favor
    Empiece la serie en cuanto le sea posible. Creo que en las actuales circunstancias es esencial que distingamos entre el estado del bienestar y el socialismo que interviene hasta en las relaciones personales.

    ResponderEliminar
  5. HOTA TRADUCTOR16 may. 2011 22:00:00

    El nada tiene que ver con el socialismo, sea histórico o actualestado del bienestar

    ResponderEliminar
  6. el estado del bienestar siempre fue una ilusion y hasta una farsa, en todo caso para las elites politicas y funcionariales, y potentados varios... otra cosa fue un afán de compensar las politicas del bloque socialista real, que ahora se evidencia que también en la libertad fue un absurdo (no digamos los paises empobrecidos, por los que buscaban el estado del bienestar en el Norte).

    ResponderEliminar
  7. El Estado del Bienestar es un concepto más que una realidad. Me gusta el planteamiento que se hace de este tema y espero las siguientes entregas Enhorabuena a LTO por este nivel.

    ResponderEliminar
  8. Sr. Rincón hagame caso. Deje las manifestaciones y acampadas que no es lo suyo y continúe con el trabajo comenzado en este artículo. Es el mejor favor que puede hacer a los lectores de LTO que se lo agradeceremos.

    ResponderEliminar
  9. Tio no tienes ni idea. No te suena la comision de reformas sociales? ahi es cuando se implanta la necesidad de la mejora de la reforma social que dará lugar en 1978 al estado de bienestar y su consolidación en 1986. Pd: pon años para que la gente tenga referencias

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.