sábado, 8 de enero de 2011

Culpable, hasta que demuestre lo contrario

Minerva Macián
El anteproyecto de la “Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación”, que acaba de presentar el Consejo de Ministros, supone un paso más en la puesta en cuestión de los principios básicos del Estado de Derecho en España. Uno de los aspectos novedosos de esta futura ley consiste en que será la persona denunciada por discriminación quien tenga que demostrar que no incurrió en tal conducta y, de no lograrlo, será sancionada. Es lo que los juristas llaman la “inversión de la carga de la prueba" o negación del principio de presunción de inocencia: culpable mientras no demuestre lo contrario.

Cuando nuestros políticos no saben qué hacer, recurren a la consabida solución: elaboremos una nueva ley para añadir a los muchos miles que existen. La ley debe ser llamativa para ocupar primeras páginas de los periódicos, debe perseguir objetivos aparentemente elevados y generosos, debe ofrecer la perspectiva de captar nuevos votos y, sobre todo, debe permitir la creación de nuevas estructuras administrativas con numerosos cargos para repartir entre los acólitos. No importa demasiado si la ley invade ámbitos de la vida privada, conculca principios fundamentales o restringe de forma escandalosa los derechos individuales. Todas estas cualidades parecen concurrir en el susodicho anteproyecto. La discriminación de las personas por cualquier motivo es algo indeseable pero es un fenómeno lo suficientemente complejo como para no poder atajarse con una ley tan tosca, que generará previsiblemente muchos más problemas de los que pueda resolver.

La presunción de inocencia es una garantía fundamental que poseen los ciudadanos en los estados democráticos frente a acusaciones infundadas o injustas. La carga de la prueba debe recaer sobre la parte acusadora, de tal modo que sólo se puede sancionar cuando exista una convicción de la culpabilidad más allá de toda duda razonable. Así, en la zona nebulosa en que no es posible determinar con certeza inocencia ni culpabilidad, no debería caber la sanción. Es cierto que la presente ley no recoge la responsabilidad penal aunque, al parecer, se contempló la posibilidad de incluir estos puntos en el código penal y no puede descartarse que no se haga en el futuro. No obstante, los presuntos culpables de cualquier tipo de discriminación podrán ser sancionados con multas de hasta medio millón de euros. Aunque en algunas ocasiones pudiera existir evidencia clara de discriminación, lo cierto es que en la mayor parte de los casos es francamente difícil demostrar que ésta existe o que no existe. Solución que toma implícitamente la ley: en los casos de duda, el denunciado será castigado.

Es sabido que este tipo de normas promueven la proliferación de denuncias falsas o dudosas: en ocasiones por venganza, otras para obtener ventajas económicas y en otros casos porque los seres humanos podemos llegar a sentirnos discriminados sin estarlo realmente. Si no ha sido usted el que ha obtenido el puesto de trabajo o no le han concedido el crédito o han alquilado el piso a otro o el camarero ha servido el café a otros clientes antes que a usted, siempre va a poder encontrar algún motivo para aducir discriminación entre los muchos que recoge el anteproyecto: nacimiento, raza, sexo, aspecto, apariencia física, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Nos tememos una buena cantidad de sanciones por casos que realmente no constituyan discriminación alguna.

Pero todo tiene su explicación. Este tipo de leyes suelen ser producto de un cálculo electoral por parte de los gobernantes. Piensan que, con ello, pueden atraer votos de minorías sociales que se supone son objeto principal de la protección. En la realidad, no se trata generalmente de apoyar a esas minorías sino a los grupos de presión que dicen representarlas y que tienen como objetivo la obtención de ventajas y subvenciones (no para las minorías sino para los líderes de estos grupos).

No podía faltar la guinda, la creación de un organismo adicional: la “Autoridad Estatal para la Igualdad de Trato” y, con él, algunos cargos más para repartir entre los miembros de la casta política. No sabemos todavía cuanto presupuesto absorberá este organismo ni cuantos puestos creará ni cómo se repartirán éstos entre los partidos. Pero nos tememos que hará buena la frase de un conocido estadista, “si quieres que algo no se solucione, crea una comisión”.

La presente ley en anteproyecto pertenece a ese tipo de normas simplistas que pretenden modelar todos y cada uno de los detalles de la conducta de los ciudadanos saltándose, para ello, principios y derechos fundamentales. Sus autores intelectuales deben pertenecer a ese tipo de personas que creen que van a “arreglar la discriminación en dos patadas” pero no acaban consiguiendo más que propinar a muchos ciudadanos un par de puntapiés.

_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

9 comentarios:

  1. La democracia se basa en la separación de poderes y la libre elección de representantes políticos de estos tres poderes.
    Por otra parte, la legalidad se basa en los principios del derecho y no de la decisión política de uno sólo de los poderes.
    Fallando todos estos conceptos en la realidad de nuestro país, nos proponen que empleemos los instrumentos que nos ofrecen los políticos para recurrir las leyes injustas.
    Si ha leído “Alicia en el País de las Maravillas” recuerde el poema del León y el ratón:
    "Cierta Furia dijo a un
    Ratón al que se encontró
    en su casa: "Vamos a ir jun-
    tos ante la Ley: Yo te acu-
    saré, y tú te defenderás.
    ¡Vamos! No admitiré más
    discusiónes Hemos de
    tener un proceso, por-
    que esta mañana no he
    tenido ninguna otra
    cosa que hacer". El
    Ratón respondió a la
    Furia: "Ese pleito, se-
    ñora no servirá si no
    tenemos juez y jurado,
    y no servirá más que
    para que nos gritemos
    uno a otro como una
    pareja de tontos"
    Y replicó la Fu-
    ria: "Yo seré
    al mismo tiempo
    el juez y el
    jurado." Lo dijo
    taimadamente
    la vieja Fu-
    ria. "Yo seré
    la que diga
    todo lo que
    haya que de-
    cir, y tam-
    bien quien
    a muer-
    te con-
    de-
    ne."

    Hoy en día en España no hay seguridad jurídica. Una persona lesionada en sus derechos fundamentales por una Ley, no puede acudir a los tribunales en su defensa (por si no lo sabe, en instancias superiores hay que pagar antes de la instrucción de un caso). Recoger firmas para una iniciativa parlamentaria es caro, tedioso, y o tiene garantías pues resuelve el mismo que aprueba la ley (el parlamento).
    En el pasado, se dedujo la necesidad de separación de poderes para combatir el absolutismo. La separación de poderes hace imposible la ejecución de leyes injustas. Por eso, los partidos absolutistas de hoy (socialistas del PP, socialistas del PSOE y Nacionalistas socialistas, o PPSOEN) quebraron totalmente la separación de poderes.
    El socialismo, erróneamente defiende nuestra “democracia” porque cree que vivimos en un “estado de derecho” porque piensa que le dejan votar a un partido cada cuatro años, pero, créame, eso no es la definición de democracia sino de un moderno modelo de absolutismo (permítame recordarle su máxima: todo para el pueblo pero sin el pueblo), que se llama socialismo.
    Una Ley no es legal porque lo apruebe un parlamento. Tenemos centenares de ejemplos para mostrarle la ingente cantidad de leyes aprobadas por parlamentos (de todos los tiempos y países) que no sólo son ilegales sino también criminales.
    Una democracia no consiste en votar a un partido cada cuatro años.
    Un Estado de Derecho, no consiste en tener leyes y jueces, sino que el conjunto funcione como un todo armónico y con garantías para el ciudadano. Es el imperio de la Ley en defensa de los ciudadanos. No es el imperio de la Ley por ENCIMA de los ciudadanos.
    Por otra parte, déjeme que le explique que el principio de igualdad de todos ante la Ley incluye a los miembros del Gobierno, del Congreso, del Senado y del Poder Judicial. Les reto a que, con sinceridad, me diga si piensa que en este país, todos somos iguales ante la Ley.
    En contra del socialismo del PPSOEN y a favor de la libertad de los ciudadanos.
    Reforma Constitucional YA!

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    entonces cuando me acusen de algo que no he cometido y me declaren culpable sin serlo.
    Yo, en un acto de ira y de venganza,
    ¿ Podre acusar a otra persona, para que la condenen?
    Bonita sociedad la nuestra, ¿No creeis?

    ResponderEliminar
  3. Este Gobierno que por desgracia padecemos, es especialista en la creación de problemas donde antes no los había: Reforma del orden de los apellidos en el código civil, ley de la "memoria histerica", "ley de Inmigración, reformas varias del código penal, estatutos separatistas y desigualdad entre los espñoles, etc,etc.... Si bien algo que tengo claro es que la legalidad les importa un pito, si el gobierno de la Generalidad de cataluña, dice que no cumple la sentencia del TS, no pasa nada, la prensa que cobra las subvenciones no dice nada, ahora bien si usted enciende un cigarro en un bar, todas las alarmas saltaran para señalarle como un delincuente asocial.

    Con esta "Pajinada", podremos denunciar a los políticos de cualquier partido por discriminación al resto de españoles pues no gozamos de los mismos derechos que ellos; jubilación, inmunidad, vacaciones, coches, y demas prevendas, Si ademas es usted honrado, heterosexual, le gustan los toros, si fuma, le gustan las hamburguesas de tres pisos,cree que no debe haber diferencias de trato por haber nacido en una región de España, cree en España, en la cultura occidental, es católico y piensa que la "alianza de civilizaciones" con tios que se ponen un cinturón de explosivos para matar a los que puedan y alcanzar un cielo con prostitutas, va usted dado DENUNCIEMOS AL GOBIERNO POR DISCRIMINAR A LOS ESPAÑOLES NORMALES.

    ResponderEliminar
  4. Imanol Azpicueta9 ene. 2011 13:36:00

    Pues aprovechando que este tipo de leyes ya no presuponen la presunción de inocencia del acusado, si no todo lo contrario, que hagan una ley para denunciar a los políticos y que sean culpables mientras no demuestren su inocencia.

    ResponderEliminar
  5. Estamos ante un saqueo de dimensiones inmensas..una parte del pp TAMBIEN CHUPA..todo es inviable,nada funciona..COMO NO TENEMOS MECANISMOS PARA CORREGIR ESTO..??..

    ResponderEliminar
  6. EN ALMERIA EMPEZARON ASI ANTES DE LA GUERRA, EN LA UNION SOVIETICA, EN LOS COLEGIOS ANIMABAN A LOS NIÑOS A DELATAR A SUS PADRES

    ResponderEliminar
  7. Esto me suena a estado estalinista. En el fondo, estos sociatas siempre han admirado las dictaduras comunistas y lo siguen haciendo, como con Cuba.

    Espero que cuando pillen a rumanos robando mi casa, como ya ha sucedido, o a moros mangando en supermercados, les apliquen la misma norma.

    Pero temo que el invento va por la via de sacarnos mayor pasta de nuestros esquilmados bolsillos. Me multan por exceso de velocidad, y sin dispositivo que lo acredite, me dan otro leñazo, porque presuntamente iba muy deprisa.

    Menudos asco de estado policial. Creo que no tiene arreglo, por lo que voy buscando trabajo en otros lugares lejanos.

    ResponderEliminar
  8. YO propongo que todos y cada uno de nosotros proceda a :
    - Aprovechar la ley ya vigente para nuestros fines personales en función de nuestras creencias sociales y religiosas.
    - Aprovechar sus métodos para serles aplicados sin la menor carga de conciencia emocional.
    - Aprovechar nuestros derechos consuetudinarios para colapsar el sistema que nos establecen por Ley.
    - Aprovecharlos de forma sistemática e inmediata sin resquemor ni dilación alguna.
    - Nos movemos y se producirá el milagro, nos limitamos a hablar y se producirá el colapso.

    ResponderEliminar
  9. Cuando alguien me llame fea, me tendré que disculpar con quien me mira, por haber herido sus sentimientos estéticos, y encima tendré que disculparme por serlo, o defenderme a capa y espada y llevarle a los tribunales para que se desdiga, porque va en ello mi prestigio personal, ¿verdad?

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.