jueves, 3 de marzo de 2011

La gestión energética por ideología política

Manuel Rincón
A nadie se le escapa, que hoy en día la energía es la fuente vital del desarrollo de las Naciones y los pueblos, y que se trata de un bien escaso, caro e imprescindible en cualquier tipo de actividad humana.
El tema energético se ha frivolizado por parte del Sr. Rodríguez y su partido en exceso, desde su época de oposición a día de hoy. Baste con recordar sus promesas de parón y cierre de nucleares, sin tener ni idea de que las sustituiría y cuanto costaba. Y una vez ya sentados en el poder, sus torpes manejos para transformar Sociedades en campeones energéticos, que terminaron desguazando ENDESA y regalándosela a sus amiguetes. O que decir de las ocurrencias del Sr. Sebastián, gastando millones de euros, para dar una bombilla de bajo consumo a los pobres ciudadanos, que ya habían tenido la precaución de cambiar todas las de su domicilio viendo la escalada de los precios de la electricidad que propiciaba este hombre.

Nos damos cuenta como un tema que puede arruinar a una nación se ha tratado con nula inteligencia y con gran miopía histórica, por parte del gobierno socialista. Pero la pasividad y nula actividad del PP en este tema asombra también y nos hace pensar que estamos en manos de personajes que aparte de llenar de dinero sus bolsillos y los de su partido, parece que no tienen más objetivo que hundir cuanto antes al país. Temblemos pues cualquier mala situación puede empeorar.

El ciudadano español, está escandalizado, en plena crisis económica, por la escalada brutal de los precios de los productos energéticos, en concreto la energía eléctrica, que después de fuertes subidas de precios en 2010, continúa la senda alcista este año con un 10% de incremento, y amenaza con precios aun mayores a corto plazo, ante la indolencia del Sr. Sebastián al que parece que solo le preocupa subir y subir el precio del kilovatio (KW), hasta la estratosfera.

La factura energética condiciona la productividad industrial y además afecta también al ciudadano de a pie, que depende de ella para el transporte y para su uso doméstico, y su precio afecta directamente a su bolsillo.

¿Tienen estas brillantes mentes rectoras alguna idea de cómo se produce este bien?. Me temo que por sus nefastas actuaciones la respuesta es no.

Hay dos medios tradicionales de obtención de energía, que son los procesos hidráulicos o los procesos térmicos. Centrándonos en España, la producción de electricidad hasta los años 60 se realizaba prácticamente en su totalidad por utilización de energía hidráulica. Poco a poco las centrales térmicas de carbón fueron ganando peso, y posteriormente las de fuel, cuando el petróleo era aún barato y otras con utilización de gas o de ciclo combinado. La energía hidráulica, la más limpia, no puede bastecer todo el consumo actual de electricidad del País, y además está muy ligada a los ciclos climáticos de lluvia o sequía, que son imprevisibles.

La denostada dictadura, contó con cuerpos de ingenieros muy preparados, que técnicamente atacaron, con los medios de que disponían el problema, promocionando compañías eléctricas que explotaban las diferentes centrales que se iban construyendo de manera planificada según demanda, para el desarrollo industrial del país y poniendo los cimientos de las futuras centrales nucleares.

Pero la demanda de electricidad desde la década de los 60, ha ido creciendo exponencialmente, por lo que se han sopesado por prestigiosos técnicos, a lo largo de este tiempo varias diferentes alternativas de producción de energía de manera masiva y con la menor dependencia posible del petróleo.

En los años 60, se comenzó a utilizar civilmente la energía nuclear. Se obtiene por la fisión controlada en centrales, de átomos pesados en átomos ligeros, proceso que desprende gran cantidad de energía. Presenta el inconveniente de producir residuos nucleares radiactivos, que son de tres clases: de alta radiación, media y baja. Los peores son los de alta radiación que han venido almacenándose en cementerios nucleares o arrojándose al mar (actualmente está prohibido).

Desde la época de la Transición, ha sido motivo político por parte las izquierdas más cutres la construcción de centrales nucleares, alegándose el riesgo de sus residuos, y ocultándose la realidad de que eran el camino del desarrollo futuro.

España cuenta en la actualidad, con 6 centrales nucleares en funcionamiento, que tienen en total ocho reactores y producen un 19% de la energía eléctrica que consumimos. Es algo verdaderamente ridículo frente a países como Francia que cuenta con 59 centrales nucleares, que producen el 78 % de la energía que consumen o exportan. Por cierto que en Francia ni se les ha ocurrido desguazar sus compañías eléctricas, ni ha habido nunca manifestantes protestando por las centrales nucleares o los residuos.

Dado que el KW producido es mucho más económico en una central nuclear que por otros procedimientos, vemos ya una amplia ventaja que nos sacan los franceses desde el punto de vista de economía en la producción.

Por último tenemos las denominadas energías renovables, que básicamente son la eólica y la fotovoltaica, fuertemente subvencionadas hasta hace poco a bombo y platillo por el Sr, Rodríguez y sus acólitos, y que producen los KW mucho más caros que el resto de procedimientos de obtención. Una vez que de nuevo los amiguetes han aprovechado las subvenciones, se quitan de repente y se traslada su importe a los sufridos consumidores.

Pero para complicar más el tema nos introducen estos sesudos varones, extraños conceptos.

Las compañías arrastran un déficit tarifario, cuyo concepto es el siguiente: se trata de la diferencia entre el monto total recaudado por las tarifas integrales y tarifas de acceso (que fija la Administración y que pagan los consumidores por sus suministros regulados y competitivos, respectivamente) y los costes reales asociados a dichas tarifas (costes de adquisición de la energía para las tarifas integrales, de transportar, distribuir, y subvencionar determinadas energías).

En 2010 puede rondar este déficit la cantidad de 5 mil millones de euros. Dado lo abultada que es la cifra, no extraña que se quiera repercutir al usuario. De momento, en la subida de este año, se incluye la disminución de subvenciones que daba el estado a las energías renovables, y la subvención obligada al carbón.
Llama la atención que con tal déficit, las eléctricas paguen jugosos dividendos a sus accionistas. Algo no cuadra.

Ante tal conjunto de despropósitos y sin ningún plan energético concreto, el gobierno ha hecho demagogia barata con el cierre de centrales nucleares en perfecto estado, careciendo de alternativas e improvisando para no perder votos.

Mi personal visión, es que se está cometiendo un error histórico, arropado por una ideología falsamente progresista, cuando estos temas deben de mirarse, no desde el punto de vista electoral, si no desde las ópticas económica y de seguridad exclusivamente, y dando entrada a personas más inteligentes y con más conocimiento, que en los ministerios hay escalas facultativas que si tienen lo que a los políticos les falta.

Económicamente está demostrado que el KW nuclear viene a costar (el cálculo se puede hacer de muy diversas maneras), el 50% del KW de una central térmica (sin contabilizar la amortización de la central en ninguno de los dos casos y pensando en un petróleo a 90 $ el barril), lo que da una idea de la diferencia existente.
Por último añadir, que si se hiciera una planificación de futuro para la construcción de centrales nucleares en España, de cuarta generación (de bajo riesgo), se crearían muchos puestos de trabajo, durante el tiempo que durase el plan (10-15 años), no solo por las labores de ingeniería y diseño que llevan aparejadas, si no por aumento de la investigación de los residuos, para su reutilización, nuevas plantas de tratamiento y las técnicas almacenamiento de estos, etc. A esto se unirían lar inversiones en las infraestructuras, y los puestos de trabajo directos e indirectos en la construcción e las nuevas centrales. Al mismo tiempo de forma progresiva se iría abaratando el KW, por lo que mejoraríamos en costes de producción y dependeríamos menos de la importación de energía de otros países.Como conclusión para el amable lector, es que este es un aspecto más de la ruina que políticos irresponsables están trasladando a nuestro país y que retrasará la creación de empleo y la salida de la crisis. La energía nunca se debe planificar por ideología. No se hizo ni en la extinta Unión Soviética.

Artículos relacionados


_________________________________________________________

Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

11 comentarios:

  1. Si estoy de acuerdo. En estos momentos la única alternativa rentable son las centrales nucleares. Pero aunque se diese hoy el banderín de salida se tardarían 5 años como mínimo para su puesta en servicio. Mientras juguetean diciendo que cambiando bombillas por led (que no dan luz de alumbrado), se ahorra dinero. No hay ni rumbo ni norte en este país de analfabetos.

    ResponderEliminar
  2. Un articulo fantástico donde se recogen todas las mete duras de pata de este gobierno.

    ResponderEliminar
  3. El ser humano es capaz del más absurdo disparate...

    ¡NADA puede ser gestionado por cuestiones ideológicas!

    Es lo que ha venido a demostrarnos la forma de gobierno occidental. Y, de tal despropósito, es hora de que se imponga la sensatez de gestionarnos por el aspecto práctico de los criterios profesionales técnicos...

    SOLO NECESITAMOS LA DIRECCION CIVIL EN VEZ DE LA POLITICA PARA ARRANCAR Y PROSPERAR.... #NO LES VOTES, QUE NO LES NECESITAMOS.
    Solo es precisa una Asamblea Cameral para organizar los gabinetes ministeriales sectoriales...

    ResponderEliminar
  4. Imanol Azpicueta3 mar. 2011 12:03:00

    Efectivamente nuestro futuro económico está ligado a la energía, precisa para un crecimiento económico. Efectivamente es absurdo lo que ha hecho este gobierno dentro de esta materia. Buen análisis de La Tercera Ola. Añado comentarios hechos hoy por el Sr. Sanchez Galán, que van por la misma línea.

    El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, considera que "el modelo de no cobrar lo que cuesta la luz y de que no se necesita subir tarifas" aplicado durante años en España "ha conducido a un derroche" y a una situación en la que "hay que mentalizar a los ciudadanos de que el coste de la energía va a aumentar en los próximos años".

    Durante unas jornadas organizadas por el Club de la Energía, el presidente de Iberdrola insistió en la necesidad de "concienciar a los ciudadanos de que la energía es un bien cada vez más escaso y más caro", y pidió a las autoridades que "envíen señales adecuadas de precios" para reflejar esta circunstancia

    ResponderEliminar
  5. Futuro negro, por malas políticas energéticas en España:

    El Gobierno ha decretado el "estado 1 de alarma energética" siguiendo las instrucciones de la Agencia Internacional de la Energía. El problema patente no está tanto en el suministro de la energía como en el alza de los precios.

    Así, y según informa ABC, el grado de alerta se materializa en "medidas de carácter preventivo", sumadas a la "profundización" de las fórmulas de ahorro, como las anunciadas en las últimas semanas por el Gobierno.

    ResponderEliminar
  6. ZP nos ha engañado en todo Malvendió ENDESA ¿Cuanto se llevó su partido?. Ahora tenemos que importar electricidad de Francia, que es nuclear por cierto. Vaya ideólogo.

    ResponderEliminar
  7. Este artículo resulta muy oportuno. Ya vemos todo lo que está sucediendo con el precio de la energía, con su producción, y la falta de planes e ideas del Gobierno sobre este tema, que no se arregla poniendo unos LED que no alumbren, comprados a precio de oro a empresas amigas de los políticos. Basta ya de improvisación, y que den paso a gente cualificada que piense en solucionar problemas, no en enriquecerse.

    ResponderEliminar
  8. Saludos, además de que España, teniendo yacimientos de uranio de sobra y posibilidades de explotarlo, importa el 100% de este elemento para las centrales que aún quedan. Aún eso, en tema de energía eléctrica, el balance de comercio de energía eléctrica sale positivo para España, es decir, exporta más que importa, pero hay que tener en cuenta que el porcentaje más elevado de esa energía se debe al carbón, un combustible infinitamente más contaminante que el uranio ¿porqué los ecologistas no van a manifestarse frente a las minas para su cierre? pues porque un minero, si ve peligrar el sustento de su familia, de un manotazo viste a un ecologista de luces (y los ecologistas no quieren eso, sólo salir en la tele).
    La construcción de nuevas centrales es cierto que tardarían unos años en entrar en servicio, pero durante esos años se absorbería población activa desempleada antiguamente dedicada a la construcción. Aún eso estamos teniendo en cuenta sólo la energía eléctrica, y España es deficitaria en el consumo global de energía por culpa de sus importaciones de petróleo y gas natural, ¿cómo evitar esto? aunque parezca imposible es bastante sencillo, coches eléctricos para prescindir del petróleo, ya existen en el mercado coches 'de verdad' completamente eléctricos, el Nissan Leaf (175 kms de autonomía) sale por 30.000 euros (con batería en propiedad) y el Renault Fluence ZE (185 kms de autonomía) por 22.000 más 67 €/mes de alquiler de batería, imaginaros un parque completo de vehículos eléctricos, y con que el gobierno financie su pago a 5 años sin intereses (no hablo de subvenciones, sino financiación) el comprar un coche gasolina/diesel deja de ser una opción atractiva, y el tema del gas natural, pues biogás, alimentado con producción de estiércol y materias vegetales baratas cultivadas para este fin (valen hasta los hierbajos para producir biogás), imaginaros la de empleo que se crearía con todo esto, y cómo se indepedizaría España de las crisis que afectan al resto del mundo, eso sí, se necesitaría un gobierno que no se dejase presionar por las multinacionales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Saludos, y una puntualización, el biogas se puede producir de forma casera con infraestructuras baratas, aprovechando la basura, los restos fecales y materia orgánica.

    ResponderEliminar
  10. Imanol Azpicueta4 mar. 2011 13:17:00

    El gobierno está para servir a las empresas, más que para servir a los ciudadanos. Yo añadiría otro desaprovechamiento energético, que se hace por ideología. En tiempos del franquismo, en Puertollano, se obtenía en la empresa nacional Calvo Sotelo, gasolina de pizarras bituminosas, que abundan en la zona.

    Todo esto se abandonó por sonar a dictadura. Este proceso utilizado por Alemania en la Guerra mundial, produce combustible, utilizable, y a precios competitivos, cuando el barril de petroleo supera los 75-80 $. Ya estamos muy por encima. Si se habilitase de nuevo la producción, ahorraríamos en importaciones y crearíamos puestos de trabajo Una estupidez más ideológica, como no hacer nucleares o subvencionar ruinosamente un carbón contaminante.

    ResponderEliminar
  11. Pese al desastre de Japón, las nucleares son necesarias, y de inmediato.

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.