jueves, 10 de marzo de 2011

La Obsolescencia Programada de la Civilización (II)

Emilio S. Herrera
Tanto las medidas de ahorro energético propuestas recientemente, como aquellas otras reformas para dinamizar la economía, tienen como objetivo, el mantenimiento del sistema de consumismo, lo cual, es en sí mismo una estupidez, ya que es este mismo sistema, el que nos ha llevado a la crisis actual.

Ayer, en la segunda cadena de TVE pusieron la galardonada película la aventura del poseidon¸ y no puede por menos, que sentir escalofríos al pensar que lo que sucede hoy en nuestro país –y prácticamente en el Mundo-, es similar a aquel largometraje. En una escena de dicha película, –el sacerdote-, que pretende llevar a un grupo de diez personas hacia la sala de máquina, se encuentra con un grupo aún más numeroso que se encaminaban hacia la popa del barco. Éste les advierte que se dirigen a una muerte segura, pues la popa esta hundida, no obstante, aquellos no le hacen caso alguno. Entonces se produce un enfrentamiento entre él y Ernest Borgnine –el policía-, y Hackman le dice: “porque doscientas personas quieran suicidarse, no es razón para que nosotros también lo hagamos”.

Ahora, más que nunca necesitamos ciudadanos capaces de ver por sí mismos, y no dirigidos, o más bien, teledirigidos, por la fe de carbonero que dos partidos políticos, PP y PSOE, usan a su antojo para mantener un status quo suicida.

Muchos somos los que nos preguntamos, si podemos llegar a cotas más altas de estupidez en las medidas que se están tomando, si se puede llegar a cabrear aún más a la sociedad civil, si se pueden llegar a cercenar aún más los derechos de los ciudadanos y se puede exprimir aún más nuestros bolsillos. La respuesta es sí. Y no es sí, porque los que nos gobiernan y los que esperan gobernarnos con ansias, sean una panda de incapaces, sino porque, son como reyes en un tablero de ajedrez vacío, tienen limitados sus movimientos, por lo que son y en lo que se han convertido.

Ellos son los guardianes de este sistema viciado y con fecha de caducidad, y darán las vueltas en círculo que hagan falta, para seguir manteniéndose donde están.

Los derechos laborales lograron que los trabajadores no se convirtiesen en esclavos del sistema industrial, no obstante, la falta de legislación, o la legislación interesada, han convertido a todos los ciudadanos en esclavos del consumismo. Darse de baja de una compañía de telecomunicaciones puede ser toda una odisea. Reclamar nuestros derechos frente a una entidad financiera, un callejón sin salida. ¿Alguien sabe a ciencia cierta, cuántos seguros de vida tiene y qué cubren?

Sin duda, necesitamos un sistema nuevo, basado en el conocimiento, en la austeridad presupuestaria, en el desarrollo conjunto y verdaderamente planificado de las fuentes de energía tradicionales y las nuevas –eólicas y fotovoltaicas-, mal llamadas ecológicas, buscando la progresiva y coherente sustitución de unas por otras. Y, sobretodo, una política de I+D auténtica, centrada principalmente en la búsqueda de nuevas fuentes de energía y mejora de las ya existentes. Debemos poner en mano de los profesionales, y no de los políticos, este desarrollo, y exigir como ciudadanos, una Democracia real y efectiva, que lleve a la regeneración de la política, con nuevas personas, no atadas a los compromisos del sistema consumista, dispuestas a devolver la esperanza en un mundo, si no eterno –porque no lo es-, sí al menos, un mundo de ciudadanos y para los ciudadanos.

Yo tengo un sueño…Y, ¿vosotros?

Artículos relacionados:



Ver otros artículos de ese autor
_________________________________________________________
Suscribirte a La Tercera Ola
Correo electrónico:
Consultar este grupo

8 comentarios:

  1. Imanol Azpicueta10 mar. 2011 7:43:00

    En efecto para el homo sapiens ha sonado ya la alarma. Si se sigue dilapidando toda la riqueza natural, nos encontraremos en un mundo carente de recursos. Y si eso ocurre, el fin programado de nuestra civilización tal como la conocemos está cantado. Baste con recordar que en menos de 100 años se han gastado el 80% de muchos recursos. El petroleo ya está sobre explotado, el precio de los metales industriales se dispara. Hacen falta mentes muy lúcidas y no políticos para conducirnos por el camino adecuado, no por el del suicidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente su pesimismo es bastante realista y dice usted bien: necesitamos mentes lúcidad y no políticos, qué gran verdad!

      Eliminar
  2. Saludos, excelente artículo, como siempre, la casta política siempre va a intentar convencernos de que 'estamos mejor tal como estamos', y que debemos ser conducidos y protegidos de nosotros mismos, nos convencerán que nos quedemos en la popa del barco, y ellos con nosotros tranquilizándonos mientras el agua sube y sibe por nuestras piernas, con la gran diferencia que ellos tienen chaleco salvavidas, y nosotros no.

    Sobre el tema de las energías, las 'renovables', como eólica y solar, exigen costes muy altos para una rentabilidad pobre y periodo de amortización muy elevado, sigo abogando por la nuclear, pero el uranio es finito también, así que no es la solución definitiva, pero es un paso previo al desarrollo de la fusión fría, que algunas comunidades científicas siguen investigando, y, qué casualidad, hace un par de meses científicos italianos consiguieron un gran avance pudiendo generar energía mediante este sistema (http://www.abc.es/blogs/nieves/public/post/el-regreso-de-la-fusion-fria-7764.asp), ¿porqué no se ha investigado la fusión fría? pues por el gran engaño que hubo en los 80 con esta técnica y porque a las grandes multinacionales no les interesa una tecnología que utiliza como combustible algo tan común, asequible y universal como EL AGUA. Imaginaros un coche impulsado por agua, o alimentar de energía tu casa con agua...

    ResponderEliminar
  3. Por el metal no me preocuparía, nuestro planeta está compuesto por hierro en su mayoría, junto con otros metales, y en grandes cantidades además. Lo que se agota es todo aquello que depende de lo orgánico; petróleo, carbón, gas y madera. Si se encarece el metal es porque se encarece la energía con la que se extrae dicho metal de la tierra. La fusión fría sería la salvación a corto, medio y largo plazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, y además de la fusión fría, fabricar de una vez los coches eléctricos y/o con motor de agua, que están inventados y fabricados desde hace tiempo, pero cuyas patentes fueron adquiridas a sus inventores por las grandes corporaciones para mantenerlas a buen recaudo y no perder el fabuloso y contaminante negocio del petróleo, con todas sus consecuencias.

    ¿Sabéis que en USA se fabicaron (Nissan) coches eléctricos fabulosos, con los que la gente estaba encantada, pero en "alquiler", para luego retirarlos y destruirlos? Tengo toda la información, pero supongo que la podéis encontrar en Internet.

    Somos todos víctimas de los intereses creados, y mientras esa mentalidad consumista y capitalista no cambie, seguiremos destruyendo lo poco que queda sano del planeta.
    Sí, ayer también vi yo otro programa en la 2 sobre los recursos naturales. Se está consumiendo ya más del 50% de TODA el agua que existe en el planeta. Un gran porcentaje del resto está contaminada y al nivel del crecimiento humano actual, deforestaciones, etc., se calcula que en 10 años se estará consumiendo el 75%. Y sin agua no podemos vivir. NADIE. Ni los petroleros, ni los fabricantes de coches, ni los gobernantes, ni los que manejan el tinglado a nivel mundial, sólo que estos ya se ocuparán de que a ellos no les falte.

    Lo malo es que la gente no ha evolucionado sino todo lo contrario. El Homo Sapiens no lo es tanto. Se ha convertido en el Homo Imbecilis puesto que ha perdido su conciencia de ser y su memoria ancestral. Porque todo es cuestión de conciencia y memoria.

    Conciencia, para darse cuenta de lo que están haciendo al planeta, ergo a sí mismos y a sus descendientes. Si tuviesen algo de evolución espiritual, que no la tienen, sabrían el karma que están creándose a sí mismos, pero esto es sólo un comentario para minorías.

    Memoria, porque han olvidado que cuando mueran, ninguno se va a llevar NADA consigo, ni un solo euro, ni un solo coche, ni una sola propiedad, ni un sólo cargo, ni un solo título. Y mientras tanto, en su calidad de inquilinos y transeúntes de este planta, habrán ido dejando sobre el mismo su implacable huella destructora, de la que se hablará en la Historia según el bando que la escriba.

    Y la memoria también la han perdido los gobernantes, que han olvidado para quienes trabajan, quienes les han puesto en el poder y quienes pagamos sus obscenos sueldos y despilfarros. ¿A cambio de qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida señora: Somos como el gorgojo del trigo que se caga en su propia comida y por supuesto la envenena. Tiene usted toda la razón.
      Saludos,

      Eliminar
  5. Penúltimo párrafo= ... de este planta, digo planeta. Sorry.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Herrera:

    Gracias por tomarse la molestia de contestarme en su primera entrega.

    Sólo digo que o retrocedemos doscientos años, tirando de carros mediante mulas o caballos, utilizando el cable para comunicarnos, dejando de viajar en avión y automóvil (son sólo ejemplos de cómo no terminar con los recursos naturales), o es de aplicación el pseudo-apocalipsis que Ud. me transmite.

    Otra cosa, dicha sin acritud. Creo que muchos de los artículos aquí publicados son resumibles en muchas menos líneas. Mi experiencia me dice que segundas partes nuncan fueron buenas, aunque no me refiera a ésta en concreto. Entre otras cosas porque se pierde el interés. Sugiero que cada artículo, aún siendo largo, se produzca en una sola entrega, no por fascículos.

    Mire, yo mismo puedo ser ecologista. ¿Por qué? Porque hace falta ser imbécil para tener intención de destruir el planeta a sabiendas. No creo que exista esa especie humana. No quiero ni devastar más bosques de los necesarios, ni echar porquería al mar, ni gas a la atmósfera. Pero de ahí a criticar al sistema capitalista o al consumismo como presunto culpable de algo aún no comprobado científicamente (el cambio climático), media un abismo.

    A mi hija no le voy a dejar un planeta en el que no se pueda vivir, a no ser que el islamismo se venga definitivamente arriba junto con el socialismo, combinación ésta del todo explosiva.

    Prometo leerle, no obstante, en su próxima entrega. Avanzo que a todos nos gustaría una sociedad modélica en la que no le faltase de nada a nadie, un planeta lleno de recursos interminables; a todos nos gusta la poesía.

    A “Un Lector” de ayer: Gracias, parece ser que mi resto de intervenciones en este foro han estado llenas de lógica. Sin embargo, no creo haber faltado al respecto a nadie. Si he herido susceptibilidades, no me duelen prendas en pedir disculpas. En cuanto al rigor, es algo tan subjetivo como la interpretación misma del artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Esta web busca la colaboración de todos quienes accedan a ella. Por lo tanto, se habilita la posibilidad de añadir comentarios al pie de los post. Rogamos a todos el buen uso de esta utilidad. Los comentarios ofensivos, vejatorios, que contengan insultos, falsas acusaciones o que sean manifiestamente ofensivos, no serán publicados. Gracias por vuestra colaboración.